El drama del desencantado


Hace cosa de un año corrió el rumor de que Gabriel García Marquez había muerto. Hasta entonces no había leído más que El coronel que no tiene quien le escriba y, lo cierto, es que no me había gustado mucho. Demasiado gallo suelto, demasiado desencanto. Pero esa noche, como para quitar el mal sabor de boca, había que gustar algo más. Ese algo más fue el microcuento "El drama del desencantado". En aquel momento aquel cuentecillo me pareció una buena despedida para el colombiano y ahora, que realmente se ha ido, me lo vuelve a parecer:

...el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.

No hay comentarios:

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs