Imagina cuántas palabras

Imagina cuantas palabras. Un proyecto transmedia que propone imaginar palabras a trescientos niños. Un juego. La maravilla del juego es que o se toma el juego como real o no se juega. El carácter simbólico del juego tiene la virtud de cambiarnos de realidad. Entre poetas anda el juego y estas palabras se hacen imágenes, poemas y relatos. 

Lo cierto es que lo primero que hace es convertirse en noticia. Allí lo veo y lo leo. Cincuenta poetas, escritores y cuentistas imaginan lo que quieren. Pero sólo escriben con las 50 palabras más repetidas. De ahí nace Génesis, 50. Lo primero que leo de Manuel Rivas. Lo mejor que leo hace mucho tiempo:


Decía Paul Valéry que la vida es poco más que “agua organizada”. Con agua y sol se hizo lo que la ciencia llama el “caldo primitivo” (¡O la “pizza primitiva”!), ese jugar de la naturaleza, esa diversión de la que brotó lo que llamamos paisaje. Una flor. Más flores. ¡Una mariposa! ¡Marchando el arcoíris! ¿Has visto? ¡Un hámster azul! El principio del universo fueron unas inolvidables vacaciones. La gran piscina del universo. La playa cósmica. El baloncesto astral. Una célula mamá. Una célula papá. La química obscena del mar. La música de jazz-free de las olas. Leer la grafía de las pisadas en la arena. El capitán Nemo ha perdido la navegación en el ordenador. Ulises, un perro cojo, atropellado por un coche, juega al fútbol con las niñas de un colegio de bachillerato. Si me das un beso, te doy mi balón. Si me rompes las gafas, te doy un beso. Me gusta mucho, amor, tu esternocleidomastoideo. Me caliento las manos en la televisión del iglú. Cuando lleguen los amigos, después de baila, nos comeremos las vísceras de paz, cariño, felicidad y alegría. Entre amigos, nada de amistad. Volviendo al principio, el reloj de sol es una sombra. Somos el sueño de esa sombra. Fermenta en un estuche. ¡Despierta, corazón, ha entrado un libro en casa! 
Manuel Rivas

Verdades perras

La prueba de la verdad

La prueba de la verdad es que los hombres mienten.
Mienten los hombres cuando dicen 'siempre',
mienten las mujeres cuando dicen 'nunca'.


Perrerías postmodernas

Tanto postmodernismo y Lope tan actual.
Cuántas perrerías la vida va a brindar.
Por eso: ¡Cuidado con los perros
que ni aman ni dejan amar!


El fin de la viuda

En aquella habitación oscura
relampagueó una voz muy clara:
"La viuda negra te herirá en el talón,
pero, al levantarte, tú le pisarás la cabeza".

La liberación feminista (que todavía queda por hacer)

Hace unos días fue el Día Internacional de la Mujer. Algunas mujeres reivindicaban con fuerza mientras que otras preguntaban por qué siguen reivindicando. Hagamos un poco de historia. La incorporación de la mujer al mundo profesional supuso un cambio en el desarrollo de las sociedades occidentales. En el logro alcanzado por la mujer en el ejercicio de sus derechos cívicos han jugado un papel decisivo los movimientos feministas que levantaron su voz a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Sin embargo, algunos grupos feministas se radicalizaron con la revolución de mayo del 68 que desde Francia se extendió, por todo Occidente. La "lucha" se centró tanto en igualarse al hombre, que se vivió una masculinización de la mujer. Lo cual me recuerda a las palabras que Bette Davies pronuncia en All About Eve:

"Es curiosa la carrera de una mujer. Las cosas de las que te deshaces para ir más rápido. Olvidas que volverás a necesitarlas cuando vuelvas a ser una mujer. Ésa es la carrera que todas las mujeres tenemos en común, nos guste o no. Ser mujeres. Antes o después debemos poner gran empeño en ello".
El argumento feminista que pronosticaba la ansiada liberación miraba más al hombre y al puesto que ocupaba en la sociedad que a la dignidad de la mujer y en darle todas las oportunidades para desarrollarse. A veces pienso que la "liberación" de la mujer fue diseñada por hombres o que, al menos estos, la orientaron deliberadamente al terreno sexual. Mientras que cada año vuelvo a leer la diferencia salarial de la mujeres veo cómo aumenta la consideración de la mujer como un objeto sexual. Especialmente llamativo el "uso" de la mujer en el terreno de la publicidad y en el audiovisual: videoclips, cine, series... 

Todo ello podría pensarse que no es más que una estrategia de marketing empresarial, que realmente son clichés que se utilizan pero no afectan a la sociedad. Dudo mucho de que pueda defenderse tanta ingenuidad durante mucho tiempo. Mucho peor es la opinión que considera de manera utilitaria que de ese modo se vende más. Lo cierto es que esa visión de la mujer tiene consecuencias muy graves en la realidad puesto que con los objetos lo que cabe hacer es utilizarlos. 

Hace un mes abrieron un nuevo establecimiento en la entrada principal de Pamplona que, pese a su misteriosa fachada, no deja lugar a dudas cuando se contempla su cartel. Unas letras, "Night club la casita", encima del cuerpo desnudo e insinuante de una mujer. Y que no me hablen de libertad puesto que cualquier persona sólo puede aceptar un trabajo denigrante en una situación límite donde no parece que hayan más opciones. 

¿No muestra esto que todavía falta mucho por hacer? Por si fuera poco dejo aquí un corto de la cineasta  francesa Eleonore Pourriat, que a pesar de tener casi cinco años se difundió ampliamente en la red. El corto se titula Majorité oprimée y simula una sociedad dominada por las mujeres en las que los hombres  viven situaciones en las que se sienten sexualmente acosados.

)

Tras la muerte de Arthur Danto

Artículo publicado el 21 de enero del 2014. Leer íntegramente aquí.

No suele ser común que la muerte de un filósofo y crítico de arte llegue a los titulares de los periódicos internacionales. Pero la desaparición de Arthur Danto en octubre 2013 levantó un eco de aplausos a quien había dedicado su vida a buscar la esencia del arte escondida en la pluralidad postmoderna.

Lydia Goehr, prestigiosa profesora de Columbia, lo describió en su obituario como uno de los cuatro gigantes de la tradición anglo-americana, junto con Stanley Cavell, Nelson Goodman y Richard Wollheim. Danto fue conocido durante años por su filosofía analítica de la historia, la acción y el conocimiento antes de alcanzar renombre mundial por su filosofía del arte. Con su famoso artículo de 1964, “The Artworld”, se enfrentó a las teorías del arte dominantes, basadas en la filosofía de Wittgenstein, y consiguió revalorizar la estética en el ámbito norteamericano. En 1986 saltó a la fama por proclamar, basándose en la estética hegeliana, el “fin del arte”.

Al comienzo de su trabajo Danto veía con serias dudas el futuro del arte. Pero hubo un giro en su carrera al encontrarse con la obra de Warhol, que le hizo comprender que la pregunta que debía hacerse como filósofo era qué hace de una caja de Brillo una obra de arte cuando no difiere visualmente en nada con el objeto real que representa: una simple caja de estropajos.


No se trataba de la primera vez que un artista buscaba poner en cuestión las fronteras entre ficción y realidad. Ya antes que Warhol, Duchamp con sus readymades había desgarrado la fisura abierta por los impresionistas, a quienes el deseo de acercar arte y vida les había hecho cuestionar todas las jerarquías y criterios artísticos establecidos hasta entonces. Mientras críticos e historiadores intentaban comprender lo que estaba sucediendo, los artistas se lanzaban, motivados por la audacia duchampiana, a dar todo tipo de posibles respuestas. Dadaistas, surrealistas, situacionistas… trataron a través de sus manifiestos de dar una respuesta última a qué es el arte. Aunque cada movimiento deseaba romper con la tradición artística anterior, en el fondo todos compartían la misma inquietud de dar con la esencia del arte. (...) 

La necesidad de reflexionar
El arte durante el siglo XIX comenzó un largo proceso de democratización que le permitió desvincularse de la vía única que suponían hasta entonces las academias clásicas, al tiempo que se fue haciendo accesible a personas de cualquier condición social. Al mismo tiempo, es cierto, arrastró tras de sí la puesta en duda de cómo debe juzgarse el arte. Para responder esta pregunta, parece imposible hoy profundizar en las diversas ramas que interactúan unas con otras haciendo crecer el árbol artístico de maneras complejas a través de fenómenos como la ciberliteratura, el body-art, la perfomance, el videoarte o el Street art.

Sin embargo, podríamos preguntarnos si esta pluralidad es algo realmente nuevo. ¿Cuándo se ha tenido una definición consensuada del arte? Es cierto que hoy el arte se ha vuelto más complejo. Pero tendríamos que añadir que también las sociedades se han vuelto complejas. Por eso ya no bastan las explicaciones sencillas. Si el arte se ha vuelto reflexivo, quizá para entenderlo el espectador tenga que reflexionar más sobre arte. Precisamente eso es lo que hizo Danto, ayudarnos a reflexionar sobre las cuestiones que acucian al arte desde hace siglos a partir de las obras más vanguardistas del mundo actual. No tuvo miedo de la pluralidad puesto que siempre la entendió como riqueza.

Muchas veces se inscribe a Danto dentro de la “teoría institucional del arte”, aquella que defiende que son las instituciones las que dictaminan qué es el arte. Por el contrario, Danto proclamó el fin de cualquier hegemonía dentro del arte, ya sea de definición o interpretación del arte. Al mismo tiempo confió en que pese a la gran pluralidad de estilos, soportes o temáticas, se podía seguir juzgando el arte. La esencia puede tener cuantos ropajes quiera ponerse. Para comprenderlos mejor habrá que ahondar en diferentes criterios históricos, filosóficos y estéticos (y él lo hizo repetidamente), pero ya no tiene sentido destacar unos criterios formales claros. Eso vuelve al arte más complejo, pero también más interesante. Los críticos seguirán haciendo su labor, pero cada vez más el arte exigirá que sea el espectador el que aprenda a reflexionar delante de la obra.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs