Vivir es fácil con los ojos cerrados

Vivir es fácil con los ojos cerrados (David Trueba, 2013) se llevó el Goya a mejor película. La historia no puede ser más auténtica: un profesor cartaginés que sueña con encontrarse con John Lennon, y lo consigue. Surrealismo al estilo Amanece que no es poco con ese toque, también tan español, de carga humana. Toda la película es un doble homenaje, podría decirse, a los Beatles y a los soñadores. Quizá todo el mensaje esté encerrado en el título extraído de la canción Strawberry Fields forever: "Living is easy with eyes closed":



Debo reconocer que no sé mucho de los Beatles, más allá de escuchar a mi padre interpretar en multitud de ocasiones sus canciones. También tendría que confesar el impacto que me produjo la película Yellow Submarine. La influencia que me ocasionó, supongo, es manifiesta aunque prácticamente inconsciente. Os dejo también el trailer de esa psicodélica película:



Por otro lado, hace poco estuve en una sesión sobre ellos el conferenciante aludió a las diferentes etapas y evoluciones del grupo: su nacimiento, su constante tensión entre ser unos gentlemans (estilo Paul McCartney) y unos rebeldes empedernidos (estilo John Lennon). Entre su larga trayectoria se destacaba la calidad de su última etapa y su estrecha relación con el arte pop que se estaba produciendo en aquellos años. Un resumen artístico en la canción All the Lonely People: 



A riesgo de cometer la imprudencia de colocar demasiados vídeos y cargar en exceso la web y al lector me gustaría acabar con una de mis preferidas: Let It Be.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dos detalles. 1) Me llama la atención el gentilicio "cartaginés" aplicado al personaje. No he visto la película, pero supongo que querrá decir que es de Cartagena. "Cartagenero" es el usual (acaso conozcas una vieja canción, "Cartagenera morena...", etcétera). El DRAE lo da como aceptable, pero prefiriendo el otro; a mí me suena más bien a Aníbal y demás (como a Lorca: "han muerto cuatro romanos / y cinco cartagineses"). 2) Hablas de la "larga trayectoria" de los Beatles, que, contada desde la fecha de salida de su primer disco hasta la disolución del grupo abarca 8 años (1962-1970). Si "veinte años no es nada", imagínate ocho. A mí se me hace poquísimo.

Raquel Cascales dijo...

Hummm... cartiginés efectivamente tiene un carácter épico más adecuado al personaje, así que lo dejaré.

Dejando el ubi y acercándonos al tempus... tempus fugit. El tiempo es una cosa, la medición de los años otra. Se trata de una larga trayectoria si se tiene en cuenta los años previos en los que todavía no habían publicado, la intensidad, la cantidad de trabajos y, sobre todo, la gran influencia que llega hasta nuestros días.

Muchas gracias por el comentario.
Un saludo anónimo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs