Al acecho

Volví a comentar El lobo estepario. Fue curioso cómo el diálogo sobre la libertad, no depender de nada y menos de teorías, se convirtió en una reflexión sobre la locura. Uno de los presentes argumentaba que quizá el loco fuera más libre en su cabeza que todos nosotros en sociedad. Sin embargo, -dije- él nunca será consciente de lo libre que es. Conciencia y reflexión, porque sólo desde ahí puedes darte cuenta y objetivar los topes opresores (que quizá nosotros mismos pusimos) y poder tomar distancia. 

Mientras unos consideran mi locura voy viendo, como dijo Allen Ginsberg(1), las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura. Y, de algún modo, se siente cómo acecha, cómo ronda, disfrazada con mil máscaras la imperturbable locura.

----
(1) "He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, histéricos famélicos muertos de hambre arrastrándose por las calles, negros al amanecer buscando una dosis furiosa, cabezas de ángel abrasadas por la antigua conexión celestial al dínamo estrellado de la maquinaria de la noche, quienes pobres y andrajosos y con ojos cavernosos y altos se levantaron fumando en la oscuridad sobrenatural de los departamentos con agua fría flotando a través de las alturas de las ciudades contemplando el jazz".

No hay comentarios:

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs