Tiempos de silencio

Ultimamente no tengo tiempo para casi nada. Quiero decir, que ando todo el día haciendo cosas, pero que para lo que en realidad me gustaría dedicar el tiempo, para eso que es lo importante, para eso parece que se escape el tiempo. 

Aunque el blog no es "de lo importante", también sufre los efectos devastadores de los temporales de activismo. Y así las entradas son cada vez más cortas y con menos enjundia. Yo misma habría dejado de leerme sino fuera porque mantengo la esperanza de que el algún momento vuelva a decir, a escribir, algo interesante. 

Quizá como dice M, en su reciente vuelta, para todo eso es necesario el silencio, callar y reflexionar. Vivir para adentro para poder, después, cantarlo. Así que quizá esta falta de lírica blogeriana haya que interpretarla como una reclusión interior más profunda. Un levantamiento de bandera, una retirada oficial con el fin de que llegado el momento, si tiene que llegar -calla aquí a veces la esperanza-, las palabras cobren vida por ellas mismas.

 

5 comentarios:

Ununcuadio Uuq dijo...

Estos filósofos que nos dejáis tirados :(

Si hay necesidad de callar, ¡qué sea fructífero tu silencio! Capearemos el temporal hasta tu vuelta. Y ten en cuenta que te estaremos esperando.

Marcela Duque dijo...

Oh. Oh. Oh. Oh.

Rafa Monterde dijo...

Raquel, no me lo creo. Conociéndote un poco, me atrevería a decir que tú eres incapaz de dejar de decir lo que piensas... ¿Me equivoco?

Raquel dijo...

Ununcuadio, esto no significa que me vaya, sino que no quiero seguir vagueando con las palabras porque no haya tiempo (porque no sea el momento) de dedicarles tiempo.

Y porque hay muchas manera de decir lo que uno piensa, Rafa. Y puede que el silencio, a veces (todavía no lo tengo del todo claro), sea el más acertado.

Si no... mirar qué acertada ha estado Marcela.
Thanks!

Ununcuadio Uuq dijo...

Tus últimas entradas (a partir de esta) han sido espectaculares! No sé si lo llamas vaguear..., cada uno tiene su forma de expresarse que es tan válida como personal e intransferible. A Marce le fue bien el silencio sí, y puede que a ti también. Pero no eres Marce, y me alegro de que haya estado Kalon para despertarte ;)

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs