Regalo de Reyes

- ¿Y tú no tienes wasap? - me preguntó papá- Así podríamos hablar...
- La tata no puede tener wasap -respondió A.-, ¿no ves que estaría todo el rato hablando con gente y se despistaría de la tesis?

Tras esta breve conversación de despedida en la estación me subí contenta al descubrir lo bien que me conocía mi hermano. Y eso a pesar de ser una de las personas con las que tengo la preocupación de haber hablado menos de lo debido en los últimos años.

Y como el viaje era largo y todos mis acompañantes sacaban sus dispositivos móviles me pregunté si aquello era realmente hablar. Si contarse lo todo lo que ocurre convalida por una conversación. Mi experiencia es que hasta que no pasan un par de horas (o un par de cañas) no empiezo a hablar, e incluso a veces eso me despista de lo que verdaderamente quería decir. 


Me parece inaudito que nos hayamos conformado -todos, de alguna manera- con que eso es hablar. Es como si convalidara hablar "menos" por el hablar con más. Pero no sé si realmente convalida, yo necesito ver la cara y que lean mis miradas más que mis palabras. 

Otra cosa que no me termina de convencer es la inmediatez. Pienso, de verdad, que una conversación constante e inmediata funciona con pocas personas. Funciona con quienes no hay peligro de que piense tal, de que interprete cual, de que hoy esté de un modo u otro, porque ya lo sabe todo. 

Pero, sin duda, lo que más me revienta es esta sensación de resignación interior porque soy consciente de que hace tiempo que me vendí y que aunque los reyes no han traído un móvil con wasap con el que poder hablar, lo traerán.

5 comentarios:

Ununcuadio Uuq dijo...

Por un momento pensaba que la tata era tu abuela... de no ser por lo de la tesis xD
Wasap hablar? depende de si consideras que Twitter, el blog, y Facebook es hablar... Yo, no sé si te acuerdas, lo negaba categóricamente, pero un año después reconozco que he hecho amigos (probablemente tan duraderos como en la vida real, así que ya no sé qué pensar...
Prefiero un cara a cara que un wasap claramente, pero el wasap está para avisar sin gastar: para hablar existen los e-mails, las cartas, las llamadas telefónicas y por supuesto las cervezas en el bar. Uno puede recibir wasap y no contestar (ni siquiera mirarlo hasta unas horas o días más tarde) y me parece que ahí es dónde entra la amistad: si hay algún impaciente porque no contestas...

Isabel Armesto dijo...

Hace un par de semanas me di cuenta de que estaba aburrida de estar en Facebook. Esa red no me acerca a las personas que me importan, mi muro llevaba meses plagado de fotos, "reflexiones" y estupideces de unas pocas personas (siempre las mismas) que apenas conozco y que son insoportablemente activas en la creación de conversaciones consigo mismas. Me fuí. Y vi claro que de un momento a otro se iniciará el declive hasta la extinción de Facebook. Tan rápido vamos. Tengo Whatsapp. No entablo conversaciones, me limito a dar recados, mandar saludos y contar momentos que cuando pasan ya nunca cuentas: imágenes, conversaciones, algo que te recuerda a algo que el otro entiende. Mi grupo familiar está todo el día funcionando y me encanta saber que un hermano ha ido a un sitio o ha visto algo, o que mi padre está (el más activo)está montando una pieza. Eso me gusta. Es como alargar cervezas y reuniones familiares, es como decir: tengo presente ese momento juntos. Los encuentros seguirán siendo siempre demasiado cortos.

Ununcuadio Uuq dijo...

Interesante la reflexión de Isabel, que comparto. Facebook apenas lo uso, salvo para aprovechar que "lo mira todo el mundo" y dar una noticia. El otro día me "reñían" porque la fecha de mi cumpleaños no aparece y no les avisa de cuándo es mi cumple: ¿ahora nuestra memoria es Facebook? Aunque es una opinión muy personal, mi cumple es para celebrarlo con las personas que me importan, y que espero que aunque sea con algún día de retraso (que no me importa) se acuerden de la fecha, y no para recibir x felicitaciones impersonales de perfiles que conocí una vez y que han quedado como amigos de Facebook.

Por cierto, me gusta más Twitter, donde mucha gente (aunque no todos) comparten cosas profesionales de los temas que me interesan.

Raquel dijo...

Reconozco que es una gozada compartir cosas con aquellos que están lejos por la razón que sea. Pero, al mismo tiempo, es una realidad que te aleja de las personas que están cerca.

Todo depende de cómo te lo tomes, de cómo lo utilices, sí, pero inevitablemente no puedes controlar cómo lo utiliza el resto del mundo y parece que de manera inevitable están cambiando nuestra manera de relacionarnos.

Quizá, como dice Isabel, esto que ahora es el plexo común no sea más que una moda pasajera. Si soy sincera también me aburre facebook, lo único que me ata a facebook es filosofía joven. Aunque también debo reconocer que aunque sigo manteniendo mis cuentas, dejaron de entretenerme twitter e instagram. Supongo que no es más que otra muestra de consumismo atroz.

Sin embargo, no me aburro de las personas...

Ununcuadio Uuq dijo...

Me alegra que no te aburras de las personas ;P Hay temporadas en que une se aburre de todo, y otras que tiene ánimos de comerse el mundo. Soy bastante optimista con las nuevas tecnologías: pueden ser consecuencia del consumismo atroz, pero también si alguna que otra persona las usamos para consumir cultura, ciencia, intereses, conocer amigos de perfiles similares, etc., ¡las hemos "matado": hemos destruido la maligna raíz del consumismo feroz!
Y es que ¿cómo voy a hablar mal de Interné cuando me ha salvado la vida: sin escribir me volvería loca (científicamente comprobado) y la única manera de escribir ha sido mi blog...

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs