Errata

Así, con este peculiar título, resume Steiner su biografía. Pero quién, me pregunto, al final -o en el transcurso- de su vida se daría a sí mismo matrícula de honor, en vez de sentir que faltaron tantas cosas y hubo tantas que hizo mal. 

En cualquier caso, pienso, esto es lo que haría el sujeto en cuestión, pero está por ver si el examen final será autoexamen meramente o habrá un buen tribunal que nos sorprenda con sus calificaciones. 

En definitiva y volviendo a una discusión anterior, ¿cómo se puede acertar en esta vida? o ¿por qué dice Aristóteles que "hay muchas formas de equivocarse y sólo una de acertar? A la primera pregunta, como es obvio, no tengo respuesta. Para responder a la segunda tendría que remitir a la teoría de la virtud aristotélica y no sé si es el lugar. En resumen a lo que apunta (y a lo que iba) todo esto es que acertar, encontrar ese justo medio, es propio del virtuoso, pero la adquisición de la virtud es una tarea dificultosa. Ese justo medio de las acciones es un mero punto e incluso cuando ponemos todo nuestro afán, podemos dar el golpe mal. Sin embargo, para errar se tiene todo el terreno restante. Ancha es Castilla.

Si caemos en la cuenta de que hay más posibilidades de equivocarnos que de acertar podemos ver la vida como un continuo aprendizaje, como un abandonar nuestros errores sabiendo que no hemos llegado ya a la adquisición de la virtud completa. Es decir, jugárnosla en cada instante sin tener miedo a perder la partida es lo que puede hacer que ganemos el juego. 

3 comentarios:

Ununcuadio Uuq dijo...

Quizá soy relativista... (Ando atascada con la Ética a Nicómaco, lo reconozco :P), pero me temo que si clasificamos todo en blanco/negro nos perdemos muchos matices... Y no es que no entienda a Aristóteles con la excelencia del punto medio.
También él habla de que hay personas que por carácter están más predispuestas a pecar por uno de los extremos así que para ellos pasarse por el extremo no es tan grave, porque acertar es difícil.
Bueno, yo pienso que hay tantos puntos medios como personas en cada situación concreta. Quiero decir que no tenemos ni nadie tiene visión de conjunto (pasado, presente y futuro). Me estoy liando, jaja

Ununcuadio Uuq dijo...

Por cierto, acabo de leer que Aristóteles mismo hablaba de que la verdad se dice de muchas cosas, de manera que podemos "conseguirla" de maneras distintas. El error está más cerca de la verdad que la indiferencia, así que más vale mojarse, jaja :D

Raquel dijo...

Precisamente lo que se dice en la entrada va en esa línea, el punto medio lo tiene que descubrir cada uno respecto de sí mismo y del momento en el que se encuentra. Sería más fácil, seguro, de haber reglas fijas, pero no las hay. Pero al menos hay una pauta que es cada uno se esfuerce por encontrar su justo medio.

Respecto a lo segundo, Aristóteles no dice que la verdad se dice de muchas maneras, como que el "ser" se dice de muchas maneras y una de ellas es la verdad. (Ojo con las traducciones).

En cualquier caso, se puede llegar a ella de muy distintas maneras, por supuesto. O quizá sería mejor decir, que ella llega a nosotros de maneras muy distintas.

Un abrazo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs