De poetas y filósofos

¿Qué diferencia hay entre literatura y filosofía?
Lo fascinante es su extraña unión.

           ***

No importa el qué, sino el cómo.
No el contenido, sino la forma.
Eso en el arte, en la poesía.

En la filosofía importa el qué
por encima del cómo.

Y en la vida importa el quién,
el de cada uno que
pregunta el qué
y disfruta el cómo.

             ***

Poeta, con tus silencios, me enseñaste más
que el filósofo con todas sus palabras.

Preguntas existenciales (II)

He acabado un primer bloque de la asignatura. Tras cada clase he pedido que me pasasen escrito en un papel alguna frase que les hubiera llamado la atención y alguna pregunta que les haya surgido. Debo confesar que tengo un alumnado de lo más cualificado y que, en alguna ocasión, me lo ha llegado a poner difícil (¡mejor!). Señalo sólo algunas frases y preguntas que resumen el contenido de las clases hasta ahora:

Truth and Falsehood de Alfer Stevens
- Lo único que tenemos en la vida es tiempo.
- ¿Cómo explicar que no somos sólo materia?
- ¿Qué relación hay entre intimidad e identidad?

- No se puede conocer algo que no se quiere ni querer algo que no conoces.
- Vale la pena buscar la verdad aunque no lleguemos a alcanzarla completamente.
- La experiencia de la rectificación del juicio es una de las pruebas de la existencia de la verdad.
- ¿Un conocimiento basado en una fe no razonada puede considerarse un verdadero conocer?

- Madurez: armonía entre razón, voluntad y sentimientos.
- ¿Cómo evitar el voluntarismo al racionalizar los sentimientos?
- ¿Cómo saber que estás haciendo lo correcto?

Preguntas existenciales (I)

Estoy preparando algunas clases de antropología. Como siempre, en filosofía, se trata de hacer pensar. Pero para hacer pensar, primero -claro-, uno tiene que haber pensado (por lo menos) el doble. Pensé que para encontrar buenas respuestas había que hacerse buenas preguntas. Y me acordé de Siniestro total, del grupo de música sí, y de su canción ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos?:

¿Cuándo fue el Gran Estallido?
¿Dónde estamos antes de nacer?
¿Dónde está el eslabón perdido?
¿Dónde vamos después de morir?
¿Qué son los agujeros negros?
¿Se expande el universo?
¿Es cóncavo o convexo?

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos?
¿Estamos solos en la galaxia o acompañados?
¿Y si existe un más allá?
¿Y si hay reencarnación?

¿Qué es el ser?
¿Qué es la esencia?
¿Qué es la nada?
¿Qué es la eternidad?
¿Somos alma?
¿Somos materia?
¿Somos sólo fruto del azar?
¿Es fiable el carbono 14?
¿Es nuestro antepasado el hombre de Orce?

¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿a dónde vamos?. Paul Gauguin
Y empecé a hacerme algunas preguntas con las que terminé riéndome de mí misma. Si consigo que se rían la mitad me habré ganado el sueldo. Lo malo es que ya estaba casi todo inventado:

¿Y si no hubieramos comido de aquel árbol?
¿Y si esto fuera el Páis de las Maravillas?
¿Es posible que seamos cerebros en una cubeta?
¿Y si todo es un programa informático no podían haber permitido reiniciar?
¿Si mientras duermes sueñas que sueñas, descansas el doble?
¿Se podrán mantener conversaciones en el cielo de todo lo que callamos en la tierra?
¿Realmente me puedo morir de risa?

Por algo lo llaman defensa

Defensa del Trabajo de investigación fin de máster. 29 de junio de 2012

El trabajo de investigación que me dispongo a presentar lleva por título La verdad del arte tras la muerte del arte. Bajo él se resume el contenido y el objetivo de este trabajo: analizar el estatuto del arte en nuestros días después de que se haya dictaminado su final. Sin embargo, ¿en qué consiste este final? ¿Qué consecuencias tiene para el arte? Y, ¿por qué merece una atención filosófica? (…)

Con todo ello tras el examen de la tesis de la muerte del arte de Hegel y de las posturas de Heidegger y de Inciarte no se han dado todas las respuestas posibles. De hecho hay más preguntas abiertas que al principio. Pero, al menos, espero haber mostrado cómo a través del análisis de Inciarte se advierte una alternativa no historicista y no relativista que permite acercarse, entender, explicar e, incluso, poder llegar a juzgar el arte contemporáneo (je!). Sin embargo, esta alternativa debe fundamentarse con mayor solidez. Razón por la cual pretendo seguir con esta línea de investigación en los próximos años. (…)

Agradecimientos. Sonrisa. Mirada a los tres profesores que conforman el tribunal. Oídos abiertos. Silencio. Saltan al ring. Categoría pluma. Primer round.

Algunas felicitaciones, muchas matizaciones. Algún intento de derribar el trabajo con un solo golpe. Puñetazo en el estómago, pero la sonrisa se mantiene. Preguntas que llevan hacia las cuerdas y algún golpe bajo. Tras tres cuartos de hora han dicho todo lo que tenían que decir.

Mi turno. Nada de tirar la toalla. El público para entonces está animado, no para de reír. Aprieto los puños y los dientes. Saco el mejor gancho y golpeo pregunta tras pregunta.

Fin del combate. Decisión unánime. Medalla de oro.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs