Tiempos verbales

Tiempos verbales:

No me acostumbro a hablar en pasado
de las personas que todavía quiero.

7 comentarios:

Ununcuadio Uuq dijo...

Para eso, basta con ser asturiana... Evitamos el pretérito imperfecto y usamos el perfecto simple para hablar de hoy: desayuné, fui a la universidad, aunque lo acabemos de hacer hace 2 segundos...
Bromas aparte: me ha gustado mucho

Anónimo dijo...

Es que el lenguaje común se mueve en límites engañosos con respecto al tiempo. Las verdades más profundas se le escapan. Por eso existe la poesía (y hacia el centro de ella, los "kaikus")

Isabel Armesto dijo...

Habla entonces en presente

Raquel dijo...

Gracias!

Habéis tenido unas constestaciones de lo más filológicas: distinciones entre el imperfecto y el perfecto simple, una alusión a los límites del lenguaje y una recomendación del uso del presente.

Sin embargo, concuerdo con mi querido "anónimo" quien a base de dejarse caer se está haciendo imprescindible (espero que al menos siempre sea la misma persona anónima la que comenta -puede hacer uso de un pseudónimo-)- Concuerdo en que hay verdades inefables que sólo pueden ser contadas de forma poética.

Pero además también, a veces, ocurren hechos extraordionarios que superan nuestras espectativas y que después no se pueden narrar de forma ordinaria.

Ununcuadio Uuq dijo...

Perdona mi ignorancia, ¿qué es un kaiku? Ya sitúo el haiku

Raquel dijo...

Como no creo que me de tiempo ni quizá merezca la pena dedicarle una entrada, respondo a la pregunta por el kaiku aquí.

"Kaiku", en primer lugar es una palabra en euskera que significa "cuenco". De ahí la marca de leche vaska "Kaiku" que hace unos meses lanzó una campaña para combatir la "mala leche". Lo hicieron colocando mensajes cortos, incisivos e incluso, a veces, poéticos en los cartones o letreros publicitarios.

Por otro lado, siempre me hace mucha gracia leer las "influencias" líricas, de las tradiciones de las que beben o se insertan de los grandes poetas. Se hace una reconstrucción verosímil de lo que leyó y escribió y con eso algunos se quedan satisfechos.

Pienso, sin embargo, que es difícil saber realmente cuáles son nuestras influencias a la hora de escribir. Sobre todo, porque no sólo nos influyen las grandes tradiciones sino las pequeñas cosas del día a día. Haber captado la esencia del haiku está muy bien, pero pienso la sensibilidad poética (no digo que yo la tenga ni mucho menos)está atenta para dejarse influir por todo lo que le rodea: desde el suceso más trágico a la mirada más cálida.

Por ello, cuando sin quererlo comencé a publicar estos versos aforísticos, breves sin rima, pero con fondo poético destinados a hacer pensar me vino a la cabeza todo lo que he dicho anteriormente. No se incluyen dentro de una gran tradición poética, no. Pero, tampoco puedo defenderé que son creados de la nada. Para mí, estos pequeños, son fruto de mis años navarros en los que tanto he aprendido y sigo aprendiendo (cuánto queda, Dios mío!)

Gracias por hacerme pensar con tu pregunta!

Ununcuadio Uuq dijo...

Gracias a ti por tu respuesta!!
Lo cierto es que "algo" de lo que explicas pensé, pero no le di forma, porque me dije: No seas boba, será una forma poética que tú por inculta desconoces...
jajaja
Ahora voy a seguir dándole vueltas, y si me permites llevarte la contraria: me parece que si merece una entrada, cuando tengas tiempo.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs