Roman Ondak: Measuring the Universe

Una de las cosas que más me gusta del arte contemporáneo es la diversión con la que puede ir acompañado. Su apertura y su querer contar con el espectador para llevarse a cabo, para completarse. Este aspecto conlleva una audacia por parte del artista puesto que le exige un gran desprendimiento de su obra. Me he encontrado con casos en los que el público no ha respondido a la llamada y lo que podía haber sido una apuesta original se quedó en un par de tirar blancas sin colgar. En este caso nos encontramos con el artista Roman Ondak y esta espectacular performance:


La performance consistía en que los visitantes se midiesen, tal y como lo hacían de niños, y apuntasen su estatura. El lugar en la habitación donde hacerlo era completamente libre. Familias enteras de padres a hijos colocaron su nombre y altura.



El resultado es inesperadamente bello. ¿Y qué ha hecho el artista? Abrir un espacio, convocar a todas a esas personas que pasaron por allí y darles la oportunidad de ser coautores de una obra. Genial.

2 comentarios:

Dolores dijo...

Me encanta!!! Es genial!!!

Raquel dijo...

A mí, especialmente, me parece divertidísimo. Lo cual, pienso cada vez más, que desde Duchamp es una característica del arte.

Gracias por tu visita y comentario asiduo!
Raquel

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs