Espacios para la vida

La arquitectura está obligada a dar un telón de fondo para la vida urbana. La ciudad es más que la suma de edificios. Construimos templos a la razón. Frenesí urbano al que le falta el espacio. Se sigue soñando con el futurismo que Fritz Lang plasmó de manera magistral Metrópolis, 1926. Pero después de la II Guerra Mundial el concepto de progreso es un concepto vacío. 

Hoy ciudades en manchas de aceite. Diseminadas. Individualizadas. Los arquitectos se debaten entre la ciudad compacta y la ciudad difusa. Se asustan frente a El show de Truman porque se finge que es un escenario un pueblo que en realidad existe. Vivimos en Disneyland.

"¿En qué medida el construir pertenece al habitar?" se pregunta Heidegger en el ensayo Construir, habitar, pensar en el año 1951.

No hay comentarios:

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs