Humano, demasiado humano

Como dice una amiga, este es mi año de los clubs. Sí, he montado un club: "Los que necesitan una cerveza los viernes (pero se la toman los domingos)". Sí, así se llama... uno tiene necesidades cuando quiere y las satisface cuando puede. También he estado yendo a un club de pensamiento crítico, por darle un nombre rimbombante, pero que acorta explicaciones y ahora asisto a un club de cine y literatura. En todos he hecho cosas muy interesantes que quiero compartir y que se van acumulando en mi bandeja de borradores mental.

Hoy sólo recomendar (si esta palabra sigue queriendo decir algo) varias películas que he visto en ellos:

1. El cielo sobre Berlín. Un film magnífico, realizado con gran maestría. Dulzura y sencillez. Contraposición de la vida de unos ángeles que se aburren de saberlo todo y desean "sentir" como lo hacen los hombres. Vale la pena conseguir el poema que sirve de hilo conductor. Destaco varias escenas: la recopilación de pequeños placeres humanos que le hace el ángel protagonista a su compañero, el primer cambio desconcertante de color que se da en la película y que se podía haber aprovechado mucho más y la confesión que le hace Colombo a nuestro ángel. (Sí, Colombo el detective, que tiene un papel muy simpático). La última escena peca de sentimental, pero dejémoslo en que eran cosas de los 90. Un último detalle: la película está rodada en el 87, por lo que se puede apreciar como telón de fondo al Muro de Berlín.

2. Blade Runner. Una película que muestra al hombre en blanco y negro. Muestra, como la anterior, que lo que nos hace más humanos son los sentimientos, de que carecen los replicantes. Carecen de sentimientos, en principio, porque luego son capaces de aprenderlos y desarrollarlos. ¿Y hacerse humanos? Bueno, desde luego, se abren muchas preguntas de este tipo, pero me parece que lo importante es disfrutar de la película. A mí me encanta Rachel, no lo puedo negar. Por último, hay mucha disputa con el final puesto que hay unos cuantos: final dramático o final feliz. Más que a gusto del director, a gusto del espectador.

Mañana veré La leyenda del santo bebedor. Será mi homenaje particular a Berlanga. Además acabo de leer el cuento de Joseph Roth que la inspira y tengo muchas ganas, me ha encantado. Ya os contaré.

8 comentarios:

iarmesto dijo...

te tng q contar sobre el "club" de mujeres en literatura del s.XX

Arleqino dijo...

.
el club del pensamiento crítico parecería ser el club de fans de Kant, je. aunque supongo que allí no serían muy bien vistas las películas... o sí, con la condición que lo incondiconado esté explicitado como a priri facilitador de una conciencia libre, y desde allí saber cuáles películas son metafísicas y cuales en cambio son simple mente entretenimiento.

¿el cielo sobre Berlín es la continuación de las alas del deseo?

bueno, nada, no importa.

andaba buscando en la red gente interesada en el teatro y en la filosofía y llegué hasta aquí. me gustó mucho tu blog y a mí también me fascina la filosofía, el cine y la actuación.

saludos
A.

Raquel dijo...

Armest,

Gracias, espero que me lo cuentes todo.

Un abrazo>!

Raquel dijo...

Estimado Arquelino,

Gracias por tu comentario. En realidad el título del club era pero, porque ni tenía título, solemos referirnos a él como un grupo filosófico-crítico-literario-cinematográfico. Creo que queda mucho pero que el club de los amigos de Kant... aunque me parece de lo más absurdamente divertido.

Comparto tus aficiones, así que espero que te sigas pasando por aquí y comentando.

Muchas gracias de nuevo,
Raquel

Dolores dijo...

Hola, sólo era para que veas que me he pasado por tu blog. Y me parece mal que sea La Atenas del Arga, y no la del Sadar, que sepas!

Raquel dijo...

Dolores, gracias por tu comentario. Lo del nombre es puro marketing... mis consejeros publicitarios me obligaron a ponerlo para abrir más el mercado filosófico.

Creo que el Sadar y tu persona os mereceis una entrada en este blog.

Próximamente!

emiliano martínez dijo...

el cielo sobre berlín: hermosa película.
me alegra reencontrarme con ese recuerdo.

saludos.

Raquel dijo...

Emiliano, coincido contigo.

Es cierto que esa película solo puede traer buenos recuerdos.

Muchas gracias por comentar.
Un saludo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs