100 años de versos

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de Miguel Hernández. ¿Qué decir? Diré que le tengo gran cariño por haber nacido en la gran ciudad de Elche, muy cerca de su tierra, Orihuela; por haber crecido escuchando a mi madre cantar a Serrat, por haber seguido sus pasos por la senda del poeta. Diría muchas más cosas, pero quiero que sólo su poesía hable, porque todavía tiene mucho que decir (aunque no siempre sea lo que quieren otros que diga).

Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.

Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.

El hombre acecha, (1938-39)

3 comentarios:

Bibliofila dijo...

Uno de los mejores, sin duda.

Gracias por la entrada.

sylvia dijo...

Gracias Raquel tus entradas son siempre interesantes

Raquel dijo...

Muchas gracias a las dos por vuestros comentarios animantes.

Un saludo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs