El final de la metafísica o mi final

Avicena cuenta cómo leyó hasta cuarenta veces la "Metafísica" de Aristóteles para enterarse bien. Aún así, muchos dicen que no se enteró de mucho. Pero es que Aristóteles no es un autor fácil. Yo puedo decir que somos el curso de Filosofía que más ha leído a Aristóteles: hasta cinco veces la "Ética a Nicómaco" y seguimos descubriendo cosas nuevas.

¿Por qué digo esto? Porque a veces hace falta reeler los libros varias veces para darte cuenta que no dicen lo que tú crees, sino que dicen lo que dicen. Y punto. Ayer me enfrenté a un nuevo examen de Ontología (estrené junio que es septiembre en el nuevo calendario de Bolonia). Lo que más me asustaba de ese examen era el libro de Alejandro Llano, "Metafísica y lenguaje". He de reconocer que la primera vez que lo leí no me enteré de nada (lo cual se reflejó perfectamente en mi nota). Ahora bien, a la tercera va la vencida. Hubo veces en las que pensé en el fianl de la metafísica, otras, en cambio, en las que pensé seriamente en mi final. Y, otras, me descubrí a mi misma interesándome por cuestiones acerca de la relación de Kant con Frege, la diferencia del primer y segundo Wittgenstein o de las posibles soluciones que podrían darse hoy en día para salir del entuerto metafísico en el que nos hallamos.

Como digo, a la tercera va la vencida o, al menos, eso espero. ¡Buen verano!

3 comentarios:

Philip Muller dijo...

Frege! Suerte!

Noelplebeyo dijo...

animo

Raquel dijo...

Gracias a los dos.

Al final: prueba superada!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs