Coger bien las olas

En agosto de 1914 , recién declarada la Primera Guerra Mundial, el explorado Ernest Shackleton y su tripulación comenzaron una expedición con el fin de atravesar a pie la Antártida. Sin embargo, antes de llegar al continente su barco, el Endurance, quedó atrapado en el hielo. Estuvieron un año sin poder moverse de allí, sintiendo cada día como las placas de hielo apretaban más y más la madera del barco.

Tuvieron que desalojarlo antes de ser arrastrados al fondo del mar helado. Pero no se hundieron sus esperanzas. Después de formar varios campamento salieron en tres botes en busca de la Isla Elefante. No era suficiente. Shackleton escogió a los cinco hombres mejor formados y decidió cruzar con ellos uno de los mares más peligros rumbo a South Georgia, un puerto ballenero, a 800 millas (1.300 km) para buscar ayuda. Cuatro meses después y tras varios intentos consiguió rescatar a unos hombres que hacía meses que sólo se alimentaban de carne de pingüino y foca. Sin embargo, cuando llegaron a Inglaterra no fueron ningunos héroes. Un país en guerra quería héroes muertos y no supervivientes que se habían librado de dos años de horror.

¿Por qué cuento esta historia? Porque hace poco he visto un documental sobre ello: "Atrapados en el hielo" y porque hoy he estado en la playa. Me he dado el primer baño del verano en el mar Mediterráneo. Bandera amarilla, no más de 20 grados. El viento azotaba las laderas inclinando de manera reverencial los pinos, levantando con fuerza el mar. Una ola tras otra, sin descanso. Introducirte en una ola es dejar de respirar, morir durante unos segundos y resucitar resurgiendo con el impulso de la siguiente. Coger una ola y dejarte llevar por sus aspas hasta la orilla es haber vencido al mar. Y tras un ataque sin tregua, llega la calma, la resaca, que es como encontrarse dentro de una casera recién abierta. Y conseguir salir y caminar y ver como las gaviotas intentan luchar contra el viento sin cambiar de rumbo, una esperanza.

¿Por qué cuento esta segunda historia? Porque estando en la playa me he acordado de esos hombres, de su lucha y de su victoria pasada por alto. Porque estando en el agua me he acordado de todas las olas que trae la vida, de todo lo que se lleva el mar, de todo lo que nos hunde y, al mismo tiempo, nos da el impulso que para levantarnos más alto. Sólo hay que coger bien la ola.

2 comentarios:

XiViRiFlÁuTiC dijo...

Raquel, me he ido a sacar dientes a gente!! No tardaré en volver!! jejeje Sigue escribiendo que este verano quiero material para leer! Un besete y gracias por pasarte!

Raquel dijo...

¡Qué mal suena eso de los dientes Xivirifláutic!

Yo también espero tu material.

Un saludo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs