Ríete de la vida

711 muertos en el seísmo chileno. 47 en Francia por el temporal. 11 en la carreteras españolas... Lo curioso de las cifras es que nos dejan sin palabras. Y es que ¿acaso sabemos lo que es la muerte? Hace poco me he terminado de leer "Roque six" de José López Rubio. Lo que le ocurre a Roque Fernández, protagonista de la novela, tras su muerte y entierro es nada menos que una sucesión de seis reencarnaciones o nuevas vidas. Lo más importantes es el motivo de estas reencarnaciones revelado por un muerto que no sabe si está o no vivo.

La primera en este caso como Jean Rocherier, funcionario del Ministerio francés de Justicia, con residencia y familia en París, ahogado asimismo con una bola de ruleta atragantada en su garganta. En Nebraska será el reverendo Farjeón, un clérigo protestante que decide suicidarse tirándose a un lago. Roque Fernández aparece convertido en el profesor Pezardjick, y la acción, que ahora es de índole política y tiene como base un regicidio, pasa en Bucarest, el profesor Pezardjick trae consigo una muerte más de Roque, ahora ante el pelotón de fusilamiento. En la quinta, es un niño innominado y sin recuerdos, que se ve obligado a vivir desde el principio por fortuna para él muere al muy poco tiempo, cuando la doméstica que le cuidaba lo tira desde el balcón a la calle. La sexta y postrera reencarnación presenta un curioso caso de gemelismo, ya que Roque Fernández vuelve de la eternidad con «un hombre al lado, tan pronto a un lado como a otro». Ambos conviven hasta que una ficticia rivalidad amorosa los enfrenta y mueren uno a manos del otro, pues el cuchillo vengador que Roque esgrime contra su molesto compañero es también para él objeto mortífero. Tras esta muerte, ya definitiva, vendrá el olvido, el Cielo e igualmente el punto final de la narración.

Lo más curioso de la novela es que consigue hacerte reir con algo tan dramático como puede ser la trágica vida y la consecuente muerte a través de sus simpáticas gregerías (humor+poesía): “Una mañana abre cien caminos, cien vidas, y hay que pensar con pies de plomo, contar los minutos como se cuenta el dinero, pieza a pieza, y recordar bien si la línea recta es o no es, por fin, la distancia más corta entre dos puntos”.

“Todos somos un poco diablo, cuando, a medio vestirnos, cuelgan los tirantes desde los botones de atrás del pantalón”."Los peces tienen tantas espinas dentro, de comerse unos a otros".

“Morirse es ver unos puntitos luminosos en el aire, es hundirse más y más en la cama, como si el truco fuera a salir por debajo”.

2 comentarios:

Selena Silberglanz dijo...

Comienzas con los muertos de Chile, Francia y España, ¿sólo para alabar un libro de humor? Querida Raquel, ¿te das cuenta de tu desubicación?

Espero que tomes este pétalo de rosa negra en tu corazoncito.

Besos,
Selena

Raquel dijo...

Estimada Selena,

Gracias por tu comentario.
Si precisamente empiezo así es porque no es un siemple mero libro de humor (en ese caso el término desubicada me parecería muy cortés).

Es un libro que trata sobre la muerte y que me ha hecho pensar mucho en todas las catástrofes que está habiendo y que está provocando tantas desgracias.

A pesar de tratar este tema lo hace de tal modo, tan surrealista, pone tan de manifiesto lo absurdo que tiene la vida que provoca risas más que otra cosa.

Aún así, tienes razón, el comienzo es un poco duro y forzado. Muchas gracias de nuevo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs