Ya hablaremos de Hildebrand

Acabo de empezar con la obra de Hildebrand: "Las formas espirituales de la afectividad". El título dice mucho, pero no lo dice todo. Se trata de una apología de la afectividad no sólo como una facultad más del ser humano, sino como una facultad superior de ámbito espiritual. ¿Por qué espiritual? Es difícil de explicar, de hecho, sólo puede entenderse cuando se "siente"...

Como por ejemplo cuando te quedas prendada de un cuadro sin saber muy bien la razón. Esto me pasó el martes en la inauguración de la exposición de Marieta Quesada y en la consiguiente conferencia que dio: "De la figuración a la abstracción". Una pintura sutil, en tonos pastel, intimista, espiritual, creativa, a veces picassiana, otras más abstracta. ¿Qué hace que nos guste un cuadro más que otro? ¿La belleza?, y ¿cómo captamos la belleza?

Otro ejemplo podría ser la lectura de un poema, el despertar de un sentimiento al pensar en dos palabras, a quedar sin ellas cuando crees haberlo entendido. Esto me sucedió ayer en el comienzo de un curso al que me he apuntado: "Componiendo Sonetos". Quería reencontrarme con la poesía y el profesor y microrelatista José Luís González lo consiguió sólo con un poema titulado "El mar" que os copio a continuación:

Antes que el sueño (o el terror) tejiera
Mitologías y cosmogonías,
Antes que el tiempo se acuñara en días,
El mar, el siempre mar, ya estaba y era.
¿Quién es el mar? ¿Quién es aquel violento
Y antiguo ser que roe los pilares
De la tierra y es uno y muchos mares
Y abismo y resplandor y azar y viento?
Quien lo mira lo ve por vez primera,
Siempre. Con el asombro que las cosas
Elementales dejan, las hermosas
Tardes, la luna, el fuego de una hoguera.
¿Quién es el mar, quién soy? Lo sabré el día
Ulterior que sucede a la agonía.

(Borges, de El otro, el mismo, 1964)

El fotógrafo, la fotografía y la Realidad

La dificultad de expresar algo con sentido sigue vigente. Un brote de artrosis mental. Tengo el pensamiento lleno de imágenes, pero se ven obligadas a pasar por medio de un mal traductor. Mientras, continúa el debate sobre las imágenes mostradas de Haití: ¿hasta qué punto es necesario mostrar el horror y la muerte para conocer una realidad trágica? ¿Por qué no se llegó a un pacto internacional entre medios de comunicación, como ocurrió en el 11-S o 11-M, para respetar la dignidad del pueblo haitiano?

Hace poco, en el Seminario Contemporáneos: Pintura y fotografía, he tenido la oportunidad de escuchar a una fotógrafa de verdad, aunque ahora no se dedica a la fotografía: Koro Cantabrana. Nos hizo plantearnos qué papel tiene un fotógrafo y qué es realmente la fotografía: ¿imágenes de la realidad o representaciones de una realidad? Somos analfabetos visuales, no sabemos descodificar las imágenes que nos llegan, parece que tengamos un embudo en los ojos que no podemos apartar. Ella misma nos advirtió de como un fotógrafo puede engañar con su cámara, puede mostrar, trucar, falsear la realidad como quiera, la cuestión es qué fin quiere conseguir: ¿cuál es la misión del fotógrafo?
Ella se consideraba una fotógrafa comprometida. Había estado en cárceles en Ecuador, en paritorios de África, con los campesinos sin tierra de Brasil, en el paso fronterizo entre España y Ceuta. Imágenes sobrecogedoras que si ella no hubiese traído no habríamos conocido esa realidad.

Ayer vi "War Photographer", un documental acerca del reportero de guerra James Nachwey. Quizás el nombre no diga nada, pero sus imágenes lo dicen todo. Ha estado a pie de cañón en la guerra de Kosovo, Cisjordania o Ruanda, ha estado
fotografiando la pobreza en Indonesia y África y sigue haciéndolo. El documental es duro, demasiado real. La cámara se sitúa encima de la cámara fotográfica, el espectador se convierte en el fotógrafo y consigue hacerte pensar qué es lo que fotografiarías tú. Tal fue el éxito que consiguió una estatuilla al mejor documental. Debo decir que a uno se le quedan más preguntas abiertas que cerradas, dilemas morales que no se olvidan en un abrir y cerrar de ojos girando la cabeza hacia otra parte.


Hace poco discutía con una persona acerca de sí debíamos sentirnos mal porque en Haití estuviera pasando lo que está pasando. Enseguida respondí que no, ahora no lo tengo tan claro, que no podamos hacer algo física e instantáneamente no quita para que tengamos un cierto remordimiento (no de culpa, quizá de bienestar...). Creo que ese sentimiento es muy humano y no rechazarlo nos hace más humanos.

7.3

El tiempo es un concepto que nos supera a la inmensa población humana, pero que suele preocupar especialmente a los filósofos. Debo reconocer que si algo me inquieta (no angustia) en esta vida es el tiempo, su no ser, su aparecer demasiado rápido.

Hace tiempo hice una buena entrada sobre la relación entre la obra y su autor. Sobre como no se podía entender lo uno sin lo otro. Puse fotos interesantes... Si me seguís normalmente habréis caído en la cuenta de que nunca se publicó, se borró ante mis ojos sin que pudiera hacer nada, sin que tuviera tiempo de volverla a escribir.

Esta podría ser una de las razones por las que hace tiempo que no escribo. Otra podría ser porque cuanto más hace que no escribo más cosas me gustaría contar: los libros que me he leído últimamente (Cuentos de Oscar Wilde, Sonatas de Valle-Inclán y la tía Tula de Unamuno), algunas conferencias a las que he asistido (Antonio Lastra, Koro Cantabrana...) los reencuentros, las nuevas clases...

Todo esto es poco y no es la verdad. Hace días que quiero escribir sobre Haití, pero no puedo. Quizá sea esta incapacidad la que me paraliza, quizá sea la impotencia de mirar sentada tras una pantalla miradas que ya no tienen nada. ¿Qué se puede hacer?, ¿qué podemos hacer? Para empezar vivir por los que ya no lo hacen.

Gran Torino, Gran Película

Hablemos de cine, de buen cine. Este año he comenzado el año viendo buen cine y esto sólo puede ir a mejor: Gran Torino. Clint Eastwood ha sabido contar una historia sencilla como una enorme fuerza dramática sin ahorrarse una pizca de violencia.

Clint Eastwood aparece viejo y cansado, aparentemente acabado, tal y como lo tratan sus hijos. Sin pretenderlo se ve implicado en los problemas de sus jóvenes y vietnamitas vecinos. Eastwood consigue que el personaje de Tao no entre en una banda callejera y peligrosa al impedirle que le robe su gran Torino, un coche que conserva con gran aprecio. La banda hará la vida imposible a la familia de Tao y Eastwood se verá en la necesidad de buscar una solución final.

La película presenta planos desde el mismo punto de vista del personaje, lo que hace involucrarse de manera decisiva en lo ocurrido o como aprendí el otro día que se llamaban: aberrantes. Además plantea temas de gran calado como el racismo, la violencia por la violencia, el sentido del agradecimiento y del perdón, la redención como sacrificio o el camino de conversión.

P.D: Si tenéis intención de ver la última película de Harry olvidaros de cualquier similitud con el libro.

Apuntes para este año

Feliz año 2010 y ánimo con los propósitos. Año nuevo, plantilla nueva ¿qué os parece el cambio de imagen? ¿Por qué esas ganas de cambiar con el año? ¿Se puede cambiar algo en un solo día? Me encantaría hacer un buen resumen del año que dejamos atrás, ver los elementos más destacados y los que tendrán más relevancia en este nuevo que comienza. Ésta tarea la dejo para el foro de Filosofía joven. Aquí sólo quiero pararme a pensar sobre cómo nos ha marcado la violencia durante este año: guerras, secuestros, asesinatos... ¿cuánto tiene que pasar para que aprendamos?

Sobre este tema me parecen muy interesante las palabras de Benedicto XVI en el mensaje de año nuevo y celebración de la Jornada mundial de la Paz. El Papa se dirigió «a la conciencia de todos los que forman parte de grupos armados de cualquier tipo» para que la abandonasen. Además recordó la necesidad de cambiar de mentalidad, de respetar al hombre y el entorno natural: «Se ha vuelto indispensable un cambio de mentalidad que lleve a todos a adoptar nuevos estilos de vida, pues todos somos responsables de la protección y del cuidado de la naturaleza creada».

Un pequeño resumen y una gran propuesta cargada de esperanza. Quizá estas palabras puedan ser un buen apunte para dirigir los pasos de este año.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs