Descubriendo Oriente

Hace unos años me interesé mucho por el caso de Margaret Mead, una de las pioneras antropólogas que hizo trabajo de campo en Samoa. Las conclusiones que extrajo de su estudio influyeron decisivamente en la liberalización sexual de la mujer en Occidente. Sin embargo, más interesante que lo que dijo fue lo que calló y que fue publicado por el antropólogo Derek Freeman años después. ¿Mead se había inventado los datos? Freeman descubrió que las afirmaciones de Mead eran superficiales debido al poco tiempo que estuvo con los samoanos sin ni siquiera hablar su idioma.

Debo confesar que fueron estas ideas las que me sobrevinieron cuando comencé a leer el libro de Ruth Benedict: "El crisantemo y la espada". Al comienzo del libro que su estudio es fruto de la necesidad del ejército americano de conocer más el pueblo japonés, con el fin de adelantarse al enemigo y poder vencer la guerra de Vietnam. ¿Benedict podía haber alterado datos con el fin de darle al pueblo americano una visión interesada de los japoneses? ¿En qué se basa la autora para hacer todas las afirmaciones que hace?

Aunque estas fueron las primeras preguntas Ruth Benedict comienza aclarando que el origen, causa y explicación del libro fue la guerra de Vietnam, sin embargo aunque el trabajo se debiera a un encargo del Ejército americano subyace una motivación antropológica de la autora que quizá nunca hubiera podido llegar a realizar si no se hubieran dado estas circunstancias: “El objetivo de un estudio como éste es describir actitudes de pensamiento y comportamiento profundamente enraizadas.” Todo un descubrimiento del mundo oriental. Ya os iré contando que tal.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No lo he leído, pero creo que es muy bueno.
¿no puedes detallar lo que explicas de Margaret Mead? enhorabuena por el blos!

Raquel dijo...

Margaret Mead hizo un gran trabajo de campo con las mujeres samoanas. En Occidente impactaron sobre todo fueron las descripciones de Mead sobre la libertad sexual en Samoa. Mead, como buena froidiana, achacaba todos los tapujos sexuales a la sociedad mientras que en un ámbito "natural" no existirían tapujos.

Derek Freeman acudió años después impresionado por el trabajo de la antropóloga y lo que descubrió fue algo muy distinto. Las samoanas afirmaban que Mead habló muy poco con ellas y, lo más curioso, tenían un comportamiento bastante parecido al occidental.

El mito de Mead cayó, aunque hoy en día sigue siendo estudiada como una de las mejores alumnas de Boas y una de las mujeres pioneras en el campo de la antropología.

Bueno no sé si he detallado mucho o poco, pero bueno. Gracias por la pregunta. Un saludo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs