¿Y tú qué dices?

Cuando se habla de crisis suele hablarse de depresiones económicas, pero no tanto de las depresiones emocionales. No suele hablarse y es un gran error puesto que si las personas no están bien, no podrán trabajar bien y el rendimiento bajará provocando pérdidas que seguirán sumando la bola de nieve.

Por eso me parece importante mantener la esperanza (la esperanza es lo último que se perdió) y fomentar el optimismo (no la simplonería sino la mirada realista). Es tiempo de sacudirse la poltronería y lanzarse a decir que sí.

Al respecto de esto me gustaría recomendar la película "Di que sí". Una comedia protagonizada por Jim Carrey en la que se ve obligado por un compromiso que toma a raíz de una sesión un poco new age a decir siempre que sí. Esto le lleva a situaciones absurdas, exageradas y, en la mayoría de los casos, desternillantes como es el estilo del protagonista.

Gracias a eso deja de ser un amargado divorciado para darse cuenta que no hay que tener miedo en luchar por lo que a uno le importa, para convertirse en un luchador nato al que no se le pondrá nada por delante. Una película refrescante con una cierta moraleja inspiradora.

No hay comentarios:

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs