11 de septiembre

Un antes y un después. Dos torres, dos aviones. Ocho años. Diecinueve secuestradores, tres mil diecisiete personas fallecidas:

Zona cero. Un proyecto. Seis edificios dedicados a oficinas y zona comercial; una área en memoria de las víctimas, el Memorial y el Museo dedicado a las personas fallecidas, un centro de las artes y la estación de transportes.

Miles de homenajes, algún recuerdo de aquel día, una sensación inolvidable que ya ha pasado a formar parte de la historia. Sin palabras.

6 comentarios:

Geles dijo...

Con palabras, pero las justas, como las tuyas, para no olvidar, para seguir trabajando y confiando en que no se repita. Gracias por tus palabras!

Lúcida dijo...

Sin palabras... hay demasiados sentimientos

ana dijo...

Una catástrofe inmensa, les acompaño en el sentimiento. Ese tipo de situaciones no deberían suceder nunca. Ahora bien, no estoy en absoluto de acuerdo en que lo construible sea más y más cemento, dinero y más dinero para enriquecer sólo a unos cuantos. Deberían hacer un gran parque en beneficio de la humanidad perdida y por un nuevo sistema, sostenible y mejor para todos.

Salud

Raquel dijo...

A veces las cifras no indican nada y otras lo dicen todo.

Geles, gracias a ti que me enseñaste a hablar.

Raquel dijo...

Lúcida, gracias por tu comentario. Como dices hay muchos sentimientos para expresarlos con palabras.

Raquel dijo...

Ana, qué alegría volver a leerte.

Respecto a las construcciones en la zona cero va a haber de todo. He visto el proyecto de la estación de metro, es de la Calatrava y tendrá forma de paloma representando la paz.

Supongo que todos los arquitectos harán algo parecido. Habrá muchas zonas de conmemoración, con museo para no olvidar todo lo que pasó.

Espero, que como dices, una catástrofe así sirva al menos para cambiar las cosas.

Espero que todo vaya bien. Un abrazo fuerte para ti y para tu hija.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs