Muere un cantante y nace un mito: "Jacko"

Niño prodigio, cantante de éxito, rey del pop... con todos estos adjetivos se le podría calificar a Michael Jackson. Sin embargo, en los últimos años solían usarse de otro tipo como: pederasta, estravagante, enfermo...

Supongo que el mito sólo puede convertirse en mito cuando el personaje muere y su vida puede mostrar una enseñanza al resto de la humanidad. Aunque es cierto que en los últimos años sus escándalos han tenido más éxito que sus canciones ahora, con su muerte, todo eso ha quedado en un segundo plano. Incluso el niño que le acusó de pederastia se retracta.


Es un pena que haya tenido que morir para que se le reconozca "mundialmente" como un revolucionario del baile y la canción. El otro día la MTV hizo un reportaje sobre sus videoclips y me sorprendió la gran cantidad de denuncia social. Esa es la otra gran pena, cómo alguien que estaba en la cumbre, que luchó en contra de la desigualdad, de la pobreza y del medio ambiente puede degenerar hasta el punto de acabar con un cáncer de piel, un estómago lleno de fármacos y solo.


Quizá valga la pena, como están haciendo ahora, ver el lado más positivo. Recordar sus denuncias y escuchar su música sin necesidad de convertirlo en un héroe porque no lo es. Michael Jackson es un mito y los mitos pueden ser buenos o malos, sirven para explicar gráficamente aquello que se nos escapa a la compresión. Muere el monstruo que entre todos crearon, pero los mitos nunca mueren. "Jacko" se convierte en un mito, el tiempo dirá de qué tipo.

Sorpresas

La sorpresa es el principio por el que se empieza a filosofar. Quien a nada le sorprende, nada se pregunta y, ergo, nada piensa. Tras levantar la cabeza, después de este último mes de semi ausencia, miro sorprendida: como los exámenes que llevaba mejor preparados me han salido peor y los que iba diciendo "de perdidos al río y además de culo" han dado los mejores resultados.

Me ha sorprendido el cariño de tantas personas en las despedidas y su ausencia en la llegada. Que aguantara las lágrimas hasta subirme al autobús. Que tuviera tantas cosas en la habitación que no cupieran en mi pequeña maleta. Supongo que me llevo más de lo que he dado, más de lo que esperaba recibir y, aun así, no ha acabado.

Me ha sorprendido lo cerca que me siento de un Azorín maduro que se abre al lector en "Confesiones de un pequeño filósofo" y, al mismo tiempo, de la joven que se sentó frente a mi en el tren. Entró gritando y maldiciendo a su compañera y al mundo entero. Su acompañante debía tener 15 o 20 años más que ella, algo menos que una madre, pero más que una amiga. Una sombra violeta bajo sus ojos que reclamaban que la amasen a gritos. Gritos que se perdían, que chocaban, que estallaban en la mirada de la amiga que se alejaba por momentos, que preguntaba al horizonte por qué.

Sólo hay que mirar al mundo para sorprenderse, prometo no volver a cerrar los ojos nunca más.

Perdón por la ausencia y gracias a los que habéis seguido entrando y me habéis animado para volver a la carga. Ha pasado tanto en estos pocos días que no sé por dónde empezar.

- Lo primero felicitar a todos aquellos que hayan acabado exámenes y animar a los que tengan algo que estudiar.
- Lo segundo recomendaros una película: "Across the universe" que resume bien lo que ha sido para mi este año: revolución, conversaciones, amistad, arte, filosofía, amor, risas... que no olvidaré nunca.
- Lo tercero: invitaros a pasar un verano juntos a través del blog escribiendo y comentando.

¡Feliz verano a todos!
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs