El poder del lenguaje y la fuerza de la vida

Hace unos días propusimos en Filosofía joven (grupo de Filosofía en Facebook) un tema titulado “Sexo y aborto, ¿libertad?”. Ya os podéis imaginar el contenido del debate. Lo que más me ha impactado no ha sido la buena aceptación de la nueva ley sobre el aborto, sino los argumentos que se han esgrimido para ello.

Un conjunto de argumentos lógicos bien unidos que reflejan no sólo un vacío del lenguaje que utilizan para manipular el lenguaje, los conceptos y, finalmente, la ética. El peligro del argumento lógico es que a veces considera que los individuos son sólo un “x”. Me remito a unas palabras de uno de los grandes lógicos de nuestro tiempo. Dice Krepke: “Obviamente las investigaciones lógicas pueden ser un instrumento útil para la filosofía. Sin embargo, deben estar informadas por una sensibilidad hacia la significación filosófica del formalismo y por una generosa aceptación del sentido común, así como de una completa comprensión de los conceptos básicos y de los detalles técnicos del material formal utilizado”.

Lo que intento transmitir con esto es que considerar que los individuos son meros “x” que posen cualidades (entre ellas la existencia, la identidad y, en el mismo nivel, ser alto o moreno) refleja un vacío completo del significado real de las palabras y nos conduce a una visión muy pobre de los individuos. Es importante no olvidar el significado de las palabras puesto que remiten necesariamente a la realidad, el peligro está en creer en que si las palabras se vacían podemos transformar la realidad a nuestro antojo.

El debate sobre la palabra “persona” no es tan estéril puesto que es lo que hace que aceptemos o no el aborto. ¿Cuándo comienzan a ser humanos? ¿Por qué no tiene derecho ese ser/persona/cigoto a vivir? La cuestión no está tan clara. Las personas son algo más que capacidades sensi-cognitivas. Aunque ciertos animales sean conscientes de sí mismos, no son conscientes de que son conscientes: el ser humano sí, puede decidir sobre su vida y no sólo eso, sino que tiene poder para llevar a cabo esas decisiones. Sólo el hecho de debatir sobre qué es una persona o no es un ejemplo de lo que nos diferencia del resto de especies. El ser humano es superior en muchos aspectos. Y con superior no me refiero a mejor, ni a que tenga derecho a aniquilar al resto de las especies, por supuesto, si no a que, de hecho, es el único que se encarga también de protegerlas, de clasificarlas, etc.

El lenguaje refleja el pensamiento y por eso tiene tanta importancia seguir manteniendo el significado de las palabras. Aunque digamos que el cigoto no es “nada”, para la madre que lo lleva es su hijo y deshacerse de él sigue siendo igual de duro. El drama se acentúa cuando poder abortar no se convierte en el último recurso, sino que (como ocurre con la nueva ley en España) se convierte en el primero. Ya ni es necesario hablar con un profesional, ni siquiera con los padres, basta con “querer”. Pero qué ilusos seríamos si no tuviéramos en cuenta la gran presión a la que se ve sometida la madre al tomar la decisión de abortar. Llamémosle a esa vida cigoto, ser sin más, digamos que no es un ser humano y, por tanto, que no sufre. La madre (y me da igual que tenga 14 que 41) seguirá sufriendo.

Hay cuestiones que merecen un examen más amplio y que no se arreglan con cuestiones meramente lingüísticas.

4 comentarios:

Geles dijo...

Muy interesante tu reflexión sobre el lenguaje y la capacidad de que cambie de significado según el antojo de cada cuál (y no por factores de evolución lingüística que no vienen al caso)

"Llamemos a las cosas por su nombre" y no nos engañemos o la confusión será mayor que si hablásemos lenguas distintas.

Filosofía-lenguaje-vida; hace poco hablabas de conectar la filosofía con la gente: ¿no piensas que estas tres palabras, realidades, deberían ir siempre juantas? La palabra (y la comunicación) transmite la verdad para el servicio de la vida.

Un saludo y ánimo con los exámenes!!

ana dijo...

Una no está de acuerdo en que se venda libremente la pastilla del día después y que se aborte líbremente. Si a la vida pero el desarrollo y la evolución tiene que ir por muchos caminos en la ciencia. Cuantas madres estarán agradecidas de haber podido tener un hijo gracias a la ciencia. ¿cuantas haciendo reposo, tomando medicaciones, operaciones en fetos,... para que puedan llegar a este mundo como bebés? ¿cuantos niños viven gracias a la medicina? mi hija vive gracias a los avances médicos y a pesar de ellos, hace unos quince a veinte años no hubiera sobrevivido. Si a la vida y si al aborto programado,pensado, estudiado.
Educación, educación y más educación les diría a los políticos.

Dieciseis años es algo de lo que los del psoe no recuerdan. ¿sus hijos van a colegios educadísimos? ¿saben lo que son dieciseis años? me imagino al farmacéutico de turno preguntando la edad a las chicas o chicos?? cuando la vayan a comprar ¿tu cuantos años tienes? (está hecha una hembra hermosa pero tiene 15) y le contestaría ella: 17. (como si se colara en la disco). Pedirán los farmacéuticos el carne de identidad para venderla a mayores de 16??.

No quiero pensar mal, pero me ha venido a la mente que esta ley tiene mucho trasfondo y creo saber por donde van los hilos.

La verdad para servicio de vida, como dice Geles. ¿es todo el mundo sincero?, que pena, creo que no.

una amanda encontrada en miranda dijo...

Hola, no sabía donde dejar la nueva pista de la conquista, es delicada.

Hablando de la pastillita de marras, habría que darse una vueltecita por las maternidades de España. Estan pidiendo a gritos educación sexual y más, de la normal. El ser/persona/cigoto, con derecho a vivir, todos, más no de cualquier manera.

p/d.- En felicidad concentrada y de vuelo hacia el universo. ohh¡¡ noto como me succiona.

Raquel dijo...

Gracias a las tres por vuestros comentarios. Hay mucho qué hacer y mucho que decir. La mayoría de los problemas vienen de creer que tenemos más derechos que otros a vivir... Pero eso es muy fácil decirlo cuando uno está vivo. No nos merecemos la vida que vivimos mientras dejemos que otros mueran.

Perdón por la tristeza. Un abrazo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs