Rovesciamo...

Anuncié que estaba de vacaciones y ya he vuelto. He estado en Roma, la ciudad eterna... ya no sé si por su carácter ancestral o porque sus construcciones lo resisten casi todo. No era la primera vez que iba, pero siempre sorprende, quizá sea cómo se posa el sol en las ventanas del Trastévere, quizá sus adoquines levantados, su loca forma de conducir, el arte expresado en cualquier esquina o que todas sus calles conduzcan al Vaticano. Es tan grandiosa que sólo ella podría albergar San Pedro. Semana Santa en Roma y con el Papa, nohay nada igual.

Hubo tiempo para todo: para pasear, fotografiar
, pensar y rezar. Asistimos al Congreso Internacional UNIV. Muchas compañeras llevaban ponencias y tuvimos la suerte de acompañar a las dos ponentes que clausuraron el UNIV. Además tuvimos la suerte de estar con el Papa en repetidas ocasiones: la primera con el traspaso de la Cruz de Australia a los jóvenes españoles como inicio de la preparación para la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid 2011. La segunda fue en la audiencia general de los peregrinos donde el Papa saludó repetidamente al UNIV. Después tuvimos la suerte de asistir el viernes y sábado a los oficios del Vaticano.

Miles y miles de personas del mundo entero a lo mismo. Cuando uno sale de sí mismo se da cuenta de lo grande que es el mundo y de cómo el mundo le necesita. Si Roma no te cambia, no te has enterado. Miles de personas y me faltaba gente, pero Roma siempre espera y yo espero volver. Por supuesto, también hubo tiempo para la Revolución, ya os contaré:

1 comentario:

Isabel Olloqui dijo...

A por el siguiente UNIV! Que bien lo hemos pasado!!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs