Abril naranja

Abril naranja,
Casi rojo pasional,
Claro morado criminal.

Porque naranja era la ventana
De la plaza del Trastevere
A la que me fui a asomar.
Porque allí me quisiste encontrar.

Porque a veces construyo castillos
En los que me intento refugiar,
Inútiles ladrillos que luego he de derribar.

Abril naranja
Por su acidez también,
Porque hay tragos amargos
Que no se pueden dejar correr.
Porque hay heridas que escuecen

En cada atardecer.

Metafísica y Libertad

El lunes comenzaron en la Universidad de Navarra las XLVI Reuniones Filosóficas. Para los alumnos de Filosofía son unos días impresionantes. Durante tres días se suspenden las clases para que todo el que quiera ir no tenga impedimento. Este año el tema elegido es Metafísica y Libertad.

Creo que no es necesario repetir, ni siquiera resumir, algunas de las teorías abstractas. Sólo me gustaría resaltar en el terreno metafísico al profesor Rafael Alvira de la propia Universidad. Sin leer ningún tipo de papel y dirigiéndose al público presente disertó sobre tesis clásicas de Parménides o Platón, pero que al mismo tiempo comparaba con los filósofos más actuales. Al final lo que nos hace libres es el amor, ese amor platónico que tiende hacia el Ser, hacia el Bien. Entre medias, cientos de citas y autores que es imposible recordar, como imposible es no enamorarse de la Filosofía después de escucharle.


Si Alvira resalta entre los metafísicos, el profesor Juan Arana de la Universidad de Sevilla destaca entre los que han hablado sobre la libertad. De carácter más científico ha expuesto los problemas que se derivan de una naturalización de la libertad. Un recorrido divulgativo desde Newton a Popper destrozando las mónadas de Leibniz. Tan erróneo es entender que todo son meras células y neuronas como meras esencias y libertades. Ambos son abstracciones de un individuo indisoluble.

Muchos pensamientos y sentimientos contradictorios se han asomado a mi ventana y quizá sea eso lo que me empuja a seguir luchando, pensando, escribiendo. Aunque algunos se empeñen en seguir discutiendo sobre temas ancestrales, cada día surgen nuevos problemas que necesitan filósofos que se paren a pensarlos.

Día de libros

Últimos libros leídos que recomiendo:
- Memorias de Alejandro Llano, Olor a yerba seca, muy divertida, interesante y entrañable. Su lectura ayuda a entender mejor una época, un hombre, muchos pensamientos.

- En la ardiente oscuridad, de Buero Vallejo, debo reconocer que el tema de la ceguera me encanta, la ceguera de la razón que impide al hombre alcanzar su plenitud.

- Antígona de Sófocles, la primera historia donde se habla de la dignidad que posee el hombre, de como está hecho para amar y no para odiar, una lógica que hoy todavía cuesta de entender.

- Fedro de Platón, los sofistas afirmaban que como el enamorarse nos vuelve locos, era mejor no enamorarse. Sócrates se pregunta cómo de la mayor de las locuras pueden venirnos tantos bienes, nos enloquece ¿y qué hay de malo en ello?

- El coronel que no tiene quien le escriba de Gabriel García Márquez, una historia tan desgarradora como real, corta e intensa, una bofetada moral, una historia de la desesperanza.

Libros que me han recomendado vivamente y que me leeré próximamente:
- La ladrona de libros de Markus Zusak, historia que se ambienta en la Alemania nazi y la narradora es la muerte, no digo más...

- Cometas en el cielo de Khaled Hosseini, ahora está muy de moda la literatura islámica y este libro es uno de los mejores, no comparar con la película, ir a las fuentes.

- La sangre del pelícano de Miguel Aranguren, un antídoto a las intrincadas historias siguen en la palestra.

Libro actualmente abierto en la mesilla:
- El buscón de Quevedo, sátira conceptista al más puro estilo español, no apto para leer cansados.

F5OM Y Fª

Ayer la Asociación de la Prensa de Madrid acogió la presentación del libro conmemorativo “fcom: 50 años preparando el futuro”, el libro que la Facultad de Comunicación ha elaborado con motivo del 50 aniversario. Todos los ingresos derivados de su venta se destinarán al fondo de becas de este centro.

Presidieron el acto, junto con Mónica Herrero, actual decana de la Facultad, Antonio Fontán, primer director del Instituto de Periodismo de la Universidad de Navarra; Esteban López-Escobar, coeditor del libro; Covadonga O’Shea,
alumna de la primera promoción; y los antiguos alumnos Jesús Martínez de Rioja, director de Expansión, e Iñaki Gabilondo, director de Noticias Cuatro, quien afirmó sentirse “reconocido y recogido en este libro”.

Hoy,
por otro lado, con motivo de la celebración de San Isidoro de Sevilla, la Facultad de Filosofía y Letras celebra su patrón. No sé muy bien lo que hizo para ser también patrón de Informática, internet y los estudiantes. Sea como fuere, hoy tengo el corazón dividido entre mis dos Facultades, ¡qué alegría poder celebrar tantas cosas! ¿Quién dijo que los filósofos se aburrían?

Una verdad autentica

¿Qué es la verdad? El punto de partida de Austin es la crítica a los filósofos que supusieron que la única relevancia de un enunciado es describir algún estado de cosas o enunciar algún hecho. Él desarrolló unas tesis lingüísticas que han tenido mucha relevancia, pero en la que no me detendré. Me interesa desarrollar la reflexión de Austin e ir un poco más allá. Así podríamos preguntarnos por qué decimos lo que decimos. Hablar por hablar, aunque se estile mucho, no tiene mucha lógica. Normalmente no hablamos con la intención de enunciar verdades, sino que más bien intentamos no decir mentiras, que no es lo mismo. La verdad, si existe algo así, debe tener un carácter universal, es decir, independiente de las circunstancias, de la audiencia y de los propósitos individuales. Sin embargo, esa no es nuestra manera corriente de hablar como bien sabía Austin a la hora de formular su teoría de los actos de habla.

Hablamos de según qué temas teniendo en cuenta el lugar, las personas presentes y lo que queremos conseguir. Y es por eso que continuamente oímos escándalos, como el que cierta catedrática provocó al denominar de tal manera a cierto colectivo o el de la solución a la crisis anunciada por tal político. Resulta un escándalo porque se dijo en un auditorio o en un medio público con la intención de convencer. Se considera habitualmente que si lo hubiesen dicho en la intimidad de un café no hubiese pasado nada. Sin embargo, considero que si se critican esos comentarios no es sólo por el sitio donde se pronunciaron, sino porque el contexto e intención tenían visos de verdad.

En la época contemporánea hemos sufrido un movimiento pendular hacia el extremo individual, hacia un pragmatismo mal entendido. Hoy en día se tiene más en cuenta si el enunciado se adecua más a lo que quería decir la persona que a la realidad. Pensamos continuamente en el contexto y la audiencia más que en la verdad. Frente al auge de relativismo y escepticismo la verdad se ha desdibujado y ha perdido su valor. Ya no importa si dijo la verdad, sino si consiguió lo que quería. Ahora no se valora que alguien diga la verdad, porque se presupone que nadie la dice, quizá porque no sabemos como encontrarla.

En oposición a la verdad, palabra que se ha cargado de connotaciones peyorativas, por ser el estandarte de cualquier fundamentalismo, se valora la autenticidad, que ha ascendido a los más alto escalafones. En principio parece que algo autentico tenga que ser algo verdadero, sin embargo, cuando se piensa que es imposible demostrar qué es la verdad gana terreno lo autentico, es el nuevo eufemismo de verdad. Austin afirma que la solución del problema de la verdad no debe ser buscada en una simple distinción de "verdadero" y "falso", sino que se ha de basar en el establecimiento crítico con respecto a cada tipo de acto ilocucionario. No sé hasta que punto entiendo sus palabras, sólo sé que prostituir la verdad nos saldrá caro, porque aunque pensemos que renta utilizarla de moneda de cambio, siempre vuelve a saldar la cuenta.

Rovesciamo...

Anuncié que estaba de vacaciones y ya he vuelto. He estado en Roma, la ciudad eterna... ya no sé si por su carácter ancestral o porque sus construcciones lo resisten casi todo. No era la primera vez que iba, pero siempre sorprende, quizá sea cómo se posa el sol en las ventanas del Trastévere, quizá sus adoquines levantados, su loca forma de conducir, el arte expresado en cualquier esquina o que todas sus calles conduzcan al Vaticano. Es tan grandiosa que sólo ella podría albergar San Pedro. Semana Santa en Roma y con el Papa, nohay nada igual.

Hubo tiempo para todo: para pasear, fotografiar
, pensar y rezar. Asistimos al Congreso Internacional UNIV. Muchas compañeras llevaban ponencias y tuvimos la suerte de acompañar a las dos ponentes que clausuraron el UNIV. Además tuvimos la suerte de estar con el Papa en repetidas ocasiones: la primera con el traspaso de la Cruz de Australia a los jóvenes españoles como inicio de la preparación para la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid 2011. La segunda fue en la audiencia general de los peregrinos donde el Papa saludó repetidamente al UNIV. Después tuvimos la suerte de asistir el viernes y sábado a los oficios del Vaticano.

Miles y miles de personas del mundo entero a lo mismo. Cuando uno sale de sí mismo se da cuenta de lo grande que es el mundo y de cómo el mundo le necesita. Si Roma no te cambia, no te has enterado. Miles de personas y me faltaba gente, pero Roma siempre espera y yo espero volver. Por supuesto, también hubo tiempo para la Revolución, ya os contaré:

El vuelo de una idea

Uno de los dramas de la sociedad actual es que pocas personas quieren pensar por ellas mismas, hacer suyas las ideas. Quizá porque las ideas también comprometen. Hay que cuidarlas, esperar a que crezcan y dejarlas marchar cuando hayan crecido, y deben marchar porque aunque las hagamos nuestras no son de nadie, no tienen dueño.

Por un lado, en la actualidad se desprestigia el pensamiento y, por otro, muchas personas ven necesario revestirle de importancia. ¿Podríamos hablar de un nuevo Renacimiento, una nueva mirada hacia las letras? Durante algún tiempo se ha considerado que sólo se podía progresar con la ciencia, sin embargo, todos nos damos cuenta de que lo primero que hay que establecer en un país para que progrese es enseñarles a leer. Es por eso que mientras en Europa las Facultades de Filosofía y Letras se quedan vacías, en Sudamérica hay un gran interés. Quizá porque mucha gente ve que son ideas las que constituyen a un país, y no hay nada peor que un país manipulado.

Hace poco una frase de una Delegada internacional de la Universidad me hizo pensar mucho: “Estamos en la Edad Media, pero con tecnología. Faltan ideas”. Aunque los que hacemos la carrera de Filosofía sabemos que la Edad Media no estuvo falta de pensamiento y de grandes pensadores, también nos damos cuenta de que durante mucho tiempo se trataba de un pensamiento aislado del mundo. Ahora parece que el mundo avance muy rápido, la tecnología progresa a pasos agigantados, pero ¿y el pensamiento? Con la tecnología el pensamiento corre más rápido, pero también se nos escapa antes de las manos sin saber a dónde va a conducir y ese considero que es una de las causas de los males de nuestros días.

No nos habíamos acostumbrado todavía a vivir en las ciudades, cuando comenzamos a viajar de ciudad en ciudad en el mismo día, y, en un abrir y cerrar de ojos, ya podemos estar en varias ciudades a la vez desde Internet. Es necesario pensar despacio las implicaciones de tanto avance, cabe preguntarse qué ideas subyacen bajo los adoquines del progreso. Es necesario pensar qué es eso que llamamos Postmodernidad. ¿Dónde están las ideas? Sólo si sabemos qué ideas están moviendo el mundo, sabremos hacia dónde nos dirigimos, podremos darle sentido.

No hay Filosofía, hay filósofos

Una amiga me explicaba hace poco grandes acontecimientos de la historia a través de la historia del arte. “La evolución de la historia es la sucesión del arte”. Me explicaba emocionada cómo la Reforma protestante comenzó después de que Lutero se encontrara con la inmensa construcción del Vaticano, o cómo la Revolución francesa es el desencanto frente a Versalles. Sin embargo, si el arte se sucede es porque las ideas cambian. No es el arte el que mueve el mundo, sino las ideas. Ideas que los artistas consiguen plasmar y que al mismo tiempo continúan el pensamiento.

Cabría preguntarse ¿qué ideas subyacen hoy en una feria de arte como Arco
[1]? ¿Quizás es que hoy en día no hay ideas, no hay arte? Antes de responder tendríamos que preguntar qué es el arte... y todo es arte desde Warhol. El arte hace tiempo que dejó de ser Arte. No hay Arte, hay artistas[2]. El arte es cualquier cosa que esté hecha con una intención artística. La diferencia entre el arte y la artesanía es que la artesanía se realiza con un fin práctico; el arte, contemplativo. ¿Puede tener el arte un fin práctico y contemplativo a la vez? Supongo que sí, aunque resulta difícil no desvirtuarlo y hacer algo simplemente “comercial”. Todo puede ser arte si hay intención, si hay reflexión detrás. Por esta razón sólo los seres humanos somos capaces de hacer arte.

De la misma manera podemos preguntarnos si ocurre lo mismo con la Filosofía. ¿Hay Filosofía y qué es? La Filosofía con mayúscula vendría a ser lo que comúnmente se denomina filosofía de sillón: aquella alejada de los problemas comunes de la gente. Aquella que parece tener un molde prefijado, unas reglas, debe versar sobre algo metafísicamente profundo y tener cuantos más términos griegos mejor. ¿No hay Filosofía, hay filósofos? Ningún autor puede agotar la Filosofía. La filosofía la hacen cada día aquellas personas que se esfuerzan por hacer arte del pensamiento. No se trata de pensar por pensar. De usar cuántas más veces sea posible el adjetivo quántico para parecer más culto, eso es una moda más, un esnobismo urbano, una enfermedad contagiosa que oculta el pensamiento o la ausencia de él.

_______________________________________________
[1] Feria internacional de arte contemporáneo de Madrid
[2] E. H. Gombrich, La historia del arte, Phaidon Press Limited, 1995

Lo sagrado, ahí está el enemigo

Más que lema suena a provocación. ¿Y qué fue Mayo del 68 si no? Los revolucionarios se movían por fuerzas contradictorias: "Sabemos lo que no queremos, no sabemos lo que queremos". Para la profesora de Historia de España, Ana Zabalza, tres corrientes influyen directa y decisivamente en la revolución:



1. El psicoanálisis de Freud: la identificación de impulsos con la búsqueda de placer. Lo que impide el desarrollo del placer es la razón que frena y, por tanto, hay que destruirla. Lo que hay que hacer es dar rienda suelta sin molestar al otro. Seguido por las teorías comunistas de Eric From el cual reconocía que el hombre tiene su fin en la tierra.
2. Teorías sobre la educación de los años 50: Benjamin Spock rompió con todos los esquemas educativos de la época. Si entonces se llevaba una educación rígida, encorsetada y conductista, él recomendaba que para que haya un buen desarrollo hay que dejar al niño hacer lo que quiera. Dejar que los niños crezcan con la mayor liberta y espontaneidad. No hace falta hacer muchas cuentas para ver que la generación del 68 ya ha sido educada con estas ideas. Hoy en día vivimos las consecuencias de una libertad mal entendida.

3. Escuela de Frankfurt: sólo falta en este caldo de cultivo la filosofía anarcoide de Marcuse que critica la parodia de la cultura e incita al levantamiento. Mientras el comunismo nunca consiguió más que reforzar la fe en quienes la tenía, en cambio, el consumismo, que comenzó a fraguarse en esta época, sustituyó el paraíso celestial por el terreno, y es más... lo pone a la venta. Se industrializa la cultura, se rebaja el nivel y se acomoda... y la comodidad quita las ganas de luchar.

Con todo esto no debe estrañar que la Iglesia, jerárquica y con dogmas, sea incompatible. Otros lemas del estilo fueron: "¡Basta la Iglesia!" o "¿Aún quedan cristianos?". Pero van más allá. El enemigo es lo sagrado: no puede haber un Dios infinito que castigue o premie. Todo creyente es enemigo, porque reconoce que hay algo que trasciende. Lo primero que hay que destruir es lo que me limita... la conciencia, la creencia. ¿Tiene algo que ver con la campaña de "autobuses ateos"? Cada uno es libre... pero mi libertad termina donde empieza la de otro.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs