Los dilemas de la vida real

¿Las cosas dependen de quién las mire? No me resisto a contar cómo lo que era un castigo se ha convertido para mí en un estudio sociológico que tiene que ver con el dilema del prisionero que alguna vez ya he comentado en este blog, explica tantas cosas ese dilema...

Supongamos que un grupo de personas cometen un delito, pero no se sabe quiénes son los culpables. Supongamos que se les advierte que si no lo dicen habrá represalias para todo el mundo, y si lo dicen ninguna. Lo lógico es que lo digan en ese momento, pero no lo hacen y al día siguiente se impone el castigo para todo el mundo hasta que salgan las culpables.

Los días pasan y los inocentes comienzan a impacentarse, por no decir a cabrearse y comenzar a exigir explicaciones. No me importa saber por qué no salen, para mí es un experimento sociológico, es poder ver en la práctica las clases teóricas de ética. Lo que estoy comprobando es que es muy fácil ser bueno, generoso, en la teoría, ser un gran compañero de palabra, pero qué difícil es después llevarlo a la práctica...

Es en estos casos cuando se ve cómo son de verdad las personas y qué se puede esperar de ellas. Lo triste del asunto es cuando se trata de la vida real y no sólo de un experimento sociológico.

2 comentarios:

ana dijo...

HOla, menudo experimento sociológico al que te dedicas.
Quedé impactada, nunca había leido nada parecido, el dilema del prisionero, y todo lo que lleva consigo.
Curioso este blog revolucionario. Es muy instructivo y es de agradecer,comprobar cuanto saben otras personas y nos lo dan a conocer.
Interesante
Salud

Raquel dijo...

Gracias Ana por tu comentario. Me alegro que te haya gustado el blog y espero que te sumes a las líneas revolucionarias, jaja.

Respecto al experimento sociológico me ha venido un poco impuesto y siempre hay que sacar un aprendizaje. He de decir que todo se ha resuelto favorablemente.

Un saludo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs