Escupid a los profesores

Mas que de eslóganes deberíamos hablar de consignas, nos dijo Mª Victoria Romero, profesora de lenguaje publicitario en la Universidad. Consignas porque los estudiantes no estaban haciendo publicidad, en cierto modo no sabían lo que estaban haciendo.

Los eslóganes repudiaban la universidad y todo lo que significara enseñanza por asociarla con la autoridad que había que destruir. Una de las cosas más curiosas que nos contó fue como los franceses miraron a la universidad de Salamanca como un ejemplo de democracia que imitar.

Lo primero que atacaron los estudiantes fue la Sorbona. Había que desvincularla de la élite y llevarla a la calle: "Tendremos un buen maestro cuando cada cual sea el suyo", gritaba otro de los eslóganes en defensa del yo individualista, típico de la modernidad.

En este tiempo una de las cosas más atacadas es el lenguaje, porque una de las maneras más fáciles de cargarse a alguien es empobreciendo su lenguaje. Quien habla pobremente, termina pensando pobremente. Hay que retomar un pensamiento fuerte con el que realmente construir una sociedad mejor.

2 comentarios:

Eterna dijo...

Cuanto más reducimos el lenguaje más se reduce la realidad de nuestro pensamiento, porque de no poder expresarlo, acabamos por no darnos cuenta de que lo pensamos.

Raquel dijo...

¿Qué fue antes el pensamiento o el lenguaje? Espero que en este semestre lo descubramos y que no nos quedemos sin palabras.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs