Un paso adelante, en un camino anterior

Si algo me ha quedado claro en el poco tiempo que llevo estudiando filosofía, es que ningún pensamiento es gratuito. Todos los pensamientos de los filósofos son pequeños eslabones que se van sumando unos a otros, de tal manera que, para saber cómo un autor ha afirmado lo que ha afirmado, basta, a veces, con enterarse de qué dijo su predecesor. Muchas veces nos parece que ciertas teorías son absurdas o ilógicas, pero si seguimos la carrera, vemos que ha sido fácil llegar hasta ella con la aportación de cada filósofo, con cada uno de sus pasos.

Por eso me parece que estamos ejerciendo poco o mal nuestro papel de filósofos cuando nos limitamos a desbancar opiniones, reflexiones o grandes teorías filosóficas de una manotada. Quizá eso pueda hacerse tomando un café pero no de manera seria, cuando estamos contribuyendo a dar un siguiente paso. No es que lo vaya a dar yo, ni tú, ni él. Lo que no sabemos es quién será recordado por darlo, pero todos lo podemos dar si nos damos cuenta de que, al estudiar los pasos que nos preceden, al intercambiar nuestras impresiones y ver el mundo, tenemos la fuerza para adelantar en el camino. Eso implica, además, determinar la dirección del paso, no importa tanto la distancia que se recorra sino que lleve una buena dirección aunque sea a pasos cortos.

Por una parte, quiero poner de manifiesto que estudiamos a los autores poniéndonos en su lugar y que por eso los entendemos, pero nosotros tenemos la ventaja del tiempo, sabemos si sus teorías han funcionado o no, cosa que era imposible para ellos determinar con exactitud. Por otra parte, caemos muchas veces en la tentación de creer que para que nuestra teoría sea verdadera, el resto de las teorías tienen que ser erróneas. De manera constante encontramos la prueba de que teorías distintas pueden convivir en perfecta sintonía. No es propio del buen filósofo quemar el campo antes de volver a sembrar, desde esta perspectiva serían criticables algunas posturas filosóficas anteriores.

Para terminar, lo importante no es si estamos de acuerdo en lo que dijo, porque el tiempo es un juez imperturbable sino si estamos de acuerdo en la dirección. Sino como dice Wittgenstein: “Otros vendrán, espero, que lo hagan mejor”.

2 comentarios:

The Jolly Joker dijo...

Aunque esta frase ya está algo trillada: "Somos enanos a hombros de gigantes".
Y es cierto, son muchas la teorías válidas que pueden explicar la realidad, pero a veces queremos que sea una sola... hay que mirar más a la poesía.

Un saludo.

Raquel dijo...

Estoy de acuerdo, ¿qué haríamos sin poesía? Nada somos sin los que nos precedieron en la poesía, el pensamiento... en la vida.

Un saludo!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs