"hasta dónde puede llegar el Estado en la educación de sus ciudadanos”


Juan Antonio Gómez Trinidad, Portavoz de Educación del Partido Popular en el Congreso, ofreció ayer una conferencia titulada La educación para la Ciudadanía en la legislación y en la práctica.“El debate es hasta dónde puede llegar el Estado en uno de sus cometidos como es la educación de sus ciudadanos, es el momento en el que hay que recordar cuáles son esas funciones y esos límites”, afirmó con motivo de la XXXII Jornada de Empresa y Humanismo en la que diversos expertos debatieron sobre la asignatura Educación para la Ciudadanía en la Universidad de Navarra.

El diputado afirmó que estamos en una crisis profunda: “Probablemente una de las crisis más serias y profundas que le ha tocado vivir a la humanidad, aunque saldremos, parto de un optimismo antropológico”. El ponente denominó la crisis económica en España como dramática y dijo que dentro de un año se agravará por la crisis educativa: fracaso escolar y fracaso formativo: “los chicos salen con una mochila de valores tremendamente vacía, con una capacidad de resistencia al sufrimiento y a la frustración nula, incapaces de tener los valores y aptitudes básicos para vivir en sociedad y seguir progresando”.

Aunque parece que el núcleo de la educación española es educación para la ciudadanía, el ponente quiso enmarcarlo dentro de una situación mucho más preocupante que el Estado se ocupe de la educación: “Es una sociedad que sigue siendo demasiado franquista, demasiado estatalista, sigue esperando que todo lo solucione el Estado. Cuando tenemos una sociedad que lo espera todo del Estado es una sociedad que está enferma”.

“Lo que ha ocurrido es que ha habido un secuestro de la educación por parte del Estado para ponerlo en manos de unas determinadas teorías pedagógicas” además afirmó que éstas llevan a un modela de hombre que supone una intromisión del Estado en la educación de las personas. También puntualizó que una cosa es que la libertad de cátedra exista y otra que el Estado obligue a dar esa materia: “Estamos en una dictadura de lo políticamente correcto pero que acaba siendo el pensamiento único, y ¡ay de aquél que se atreva a pensar distinto!”. Respecto de la asignatura la postura que mantiene el PP, según expuso, es no retirarla sino reducir la carga ideológica a su mínima expresión pues si “la implantación de esta asignatura ha conseguido dividir a la ciudadanía con lo cual no es el mejor instrumento”.

Otro de los ponentes que participó en Jornada de fue de Rafael Alvira, director del Instituto Empresa y Humanismo, que expuso con un tono más filosófico las consecuencias de la Educación para la ciudadanía en la formación política y económica de las futuras generaciones. Además apuntó que la instrucción puramente laicista, en la que se basa esta asignatura, está acarreando poco a poco consecuencias negativas: “Algunos de sus efectos son, por ejemplo, la baja calidad de la educación de las personas, el aumento de la conflictividad social, o el incremento de la corrupción política y económica”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta claro que esos señores hace tiempo que no han entrado en un aula.
Hay bastante más cultura del esfuerzo y valores éticos entre los estudiantes que entre muchos disertadores cuya única misión se traduce en no cambiar su discurso -del color que sea- con tal de no perder la subvención.

Raquel dijo...

Gracias por tu comentario. Se extraen muchas reflexiones con noticias así. Espero que sigas leyendo el blog y aportando tus comentarios. Feliz Navidad.

Un saludo.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs