"En España no todos tienen el nuevo sentido común y la prueba es que el Estado está queriendo promoverlo"

Rafael Alvira, director del Instituto Empresa y Humanismo ofreció una conferencia titulada "Consecuencias posibles de la Educación para la ciudadanía en la formación política y económica de las futuras generaciones" con motivo de la XXXII Jornada de Empresa y Humanismo, en la que afirmó que hoy en día se han reinterpretado los valores que la Revolución Francesa promulgó: libertad, igualdad y fraternidad. Como expresó: “La libertad absoluta es muy difícil de conectar o coordinar con la igualdad absoluta porque cuando la gente es absolutamente libre suelen hacerse desiguales. Cuando la gente es absolutamente igual es porque se ha impuesto la igualdad”. Según explicó desde el primer momento la formula democrática libertad-igualdad fue imposible. La fraternidad desapareció enseguida y fue sustituida por la seguridad. Lo que pide la democracia moderna es la libertad absoluta, una libertad absoluta sólo puede ser garantizada por una seguridad absoluta que el Estado se encarga de garantizar, pero al hacerlo el individuo pierde su libertad: “El problema del mundo moderno es que dada su concepción de la libertad no le queda otra solución que perderla”.


Hasta ahora se pensaba que lo personal privado era una cosa y lo público político otra. Pero un principio dogmático del feminismo es: ''lo personal es político''. Con la nueva figura del hombre nuevo no hay interioridad. Rafael Alvira expresó que es posible que haya intimidad, pero el concepto de la interioridad ha desaparecido: “¿Cuál es la ética pública? La ética pública es la que dice la ley. La ética se reduce al derecho y el derecho a su vez se reduce a la ley, y la ley la dispone alguien y eso explica el porqué de la lucha tan cerrada por el poder porque hoy día le que tiene el poder hace la ley”. La ley y el castigo ya no son un añadido que refuerza la ética sino que la ley y el castigo están para sustituir a una ética interior que ya no existe. El problema naturalmente que aparece como consecuencia es cómo saber que lo ético es lo que nos están diciendo. El director del Instituto rememoró la respuesta que dijo Peces-Barba: “Es porque la ley lo ha decidido y porque el poder lo ha decidido”.

No hay sociedad si no hay algo en común, un bien común. Tenía sentido común la persona que era capaz de descubrir cuál era el bien común. Como ahora lo único común es lo que está establecido por derecho, todo aquel que duda de eso, no tiene sentido común y en palabras del conferenciante “es un peligro público”. Por eso, Educación para la Ciudadanía no es meramente contenidos que se deben aprender sino que exigen hacerlos propios, de modo voluntarista porque, como hemos dicho, no hay interioridad en sentido estricto. “los contenidos de la mayor parte de los libros de para la asignatura están inspirados en buena medida en la filosofía del feminismo radical, junto con la doctrina oficial del 68: ''Froidomarxismo'', doctrina que piensa que el ser humano es un ser conflictivo. También basa sus teorías en que lo personal es político. "En España no todos tienen el nuevo sentido común y la prueba es que el Estado está queriendo promoverlo, si ya lo tuviéramos todos, no tendría que hacerlo. Pero eso es contradictorio con la idea de que vivimos en un régimen libre” afirmó Alvira.

El Estado ocupa, además, el lugar de la familia porque antes lo que daba la seguridad y libertad era la familia, sin embargo, como ha desaparecido quien ocupa ese lugar es el Estado. El estado como se ha demostrado es incapaz de educar. La única educación es siempre interior, pero el Estado no puede educar en la interioridad puesto que ni siquiera cree en ello y el problema estriba en cómo la gente va después a funcionar bien en el mundo económico si no está bien educada. El catedrático comentó las posible consecuencias económicas y políticas: “El fracaso económico que va a producir Educación para la ciudadanía va a ser espectacular: no hay motivación seria para el trabajo y menos para la distribución de los bienes”.

No hay comentarios:

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs