Diciembre blanco

Diciembre blanco
Blanco por la nube

Que huele a nieve
Que mancha el pico
Y despierta la mañana.

No sabes si llegarás
Hasta que no llegas,
Porque faltaban palabras
Cuando me despedí de ellas.

Porque no se ha escrito
Aún el último punto,
Que anuncia que ya acaba,
Que todavía tiempo queda.

La historia no termina
Porque termine el año
Por eso diciembre es blanco.

Feliz Navidad

.
mi deseo .......................... para ti
vacaciones,luces,turrón,frío,reencuentros
árbolito,cariño,villancicos,pesebre,regalos
sonrisa,estudio,dormir,salud,dineroyamor
angelitos,zambomba,ilusión,luces,estrellas
bufandas,guantes,pastores,música,ovejas
jamoncito,oro,inciensoymirra,reyes,fiestas
esperanza,alegría,fe,felicidad,FelizNavidad

............................................................


"En España no todos tienen el nuevo sentido común y la prueba es que el Estado está queriendo promoverlo"

Rafael Alvira, director del Instituto Empresa y Humanismo ofreció una conferencia titulada "Consecuencias posibles de la Educación para la ciudadanía en la formación política y económica de las futuras generaciones" con motivo de la XXXII Jornada de Empresa y Humanismo, en la que afirmó que hoy en día se han reinterpretado los valores que la Revolución Francesa promulgó: libertad, igualdad y fraternidad. Como expresó: “La libertad absoluta es muy difícil de conectar o coordinar con la igualdad absoluta porque cuando la gente es absolutamente libre suelen hacerse desiguales. Cuando la gente es absolutamente igual es porque se ha impuesto la igualdad”. Según explicó desde el primer momento la formula democrática libertad-igualdad fue imposible. La fraternidad desapareció enseguida y fue sustituida por la seguridad. Lo que pide la democracia moderna es la libertad absoluta, una libertad absoluta sólo puede ser garantizada por una seguridad absoluta que el Estado se encarga de garantizar, pero al hacerlo el individuo pierde su libertad: “El problema del mundo moderno es que dada su concepción de la libertad no le queda otra solución que perderla”.


Hasta ahora se pensaba que lo personal privado era una cosa y lo público político otra. Pero un principio dogmático del feminismo es: ''lo personal es político''. Con la nueva figura del hombre nuevo no hay interioridad. Rafael Alvira expresó que es posible que haya intimidad, pero el concepto de la interioridad ha desaparecido: “¿Cuál es la ética pública? La ética pública es la que dice la ley. La ética se reduce al derecho y el derecho a su vez se reduce a la ley, y la ley la dispone alguien y eso explica el porqué de la lucha tan cerrada por el poder porque hoy día le que tiene el poder hace la ley”. La ley y el castigo ya no son un añadido que refuerza la ética sino que la ley y el castigo están para sustituir a una ética interior que ya no existe. El problema naturalmente que aparece como consecuencia es cómo saber que lo ético es lo que nos están diciendo. El director del Instituto rememoró la respuesta que dijo Peces-Barba: “Es porque la ley lo ha decidido y porque el poder lo ha decidido”.

No hay sociedad si no hay algo en común, un bien común. Tenía sentido común la persona que era capaz de descubrir cuál era el bien común. Como ahora lo único común es lo que está establecido por derecho, todo aquel que duda de eso, no tiene sentido común y en palabras del conferenciante “es un peligro público”. Por eso, Educación para la Ciudadanía no es meramente contenidos que se deben aprender sino que exigen hacerlos propios, de modo voluntarista porque, como hemos dicho, no hay interioridad en sentido estricto. “los contenidos de la mayor parte de los libros de para la asignatura están inspirados en buena medida en la filosofía del feminismo radical, junto con la doctrina oficial del 68: ''Froidomarxismo'', doctrina que piensa que el ser humano es un ser conflictivo. También basa sus teorías en que lo personal es político. "En España no todos tienen el nuevo sentido común y la prueba es que el Estado está queriendo promoverlo, si ya lo tuviéramos todos, no tendría que hacerlo. Pero eso es contradictorio con la idea de que vivimos en un régimen libre” afirmó Alvira.

El Estado ocupa, además, el lugar de la familia porque antes lo que daba la seguridad y libertad era la familia, sin embargo, como ha desaparecido quien ocupa ese lugar es el Estado. El estado como se ha demostrado es incapaz de educar. La única educación es siempre interior, pero el Estado no puede educar en la interioridad puesto que ni siquiera cree en ello y el problema estriba en cómo la gente va después a funcionar bien en el mundo económico si no está bien educada. El catedrático comentó las posible consecuencias económicas y políticas: “El fracaso económico que va a producir Educación para la ciudadanía va a ser espectacular: no hay motivación seria para el trabajo y menos para la distribución de los bienes”.

"hasta dónde puede llegar el Estado en la educación de sus ciudadanos”


Juan Antonio Gómez Trinidad, Portavoz de Educación del Partido Popular en el Congreso, ofreció ayer una conferencia titulada La educación para la Ciudadanía en la legislación y en la práctica.“El debate es hasta dónde puede llegar el Estado en uno de sus cometidos como es la educación de sus ciudadanos, es el momento en el que hay que recordar cuáles son esas funciones y esos límites”, afirmó con motivo de la XXXII Jornada de Empresa y Humanismo en la que diversos expertos debatieron sobre la asignatura Educación para la Ciudadanía en la Universidad de Navarra.

El diputado afirmó que estamos en una crisis profunda: “Probablemente una de las crisis más serias y profundas que le ha tocado vivir a la humanidad, aunque saldremos, parto de un optimismo antropológico”. El ponente denominó la crisis económica en España como dramática y dijo que dentro de un año se agravará por la crisis educativa: fracaso escolar y fracaso formativo: “los chicos salen con una mochila de valores tremendamente vacía, con una capacidad de resistencia al sufrimiento y a la frustración nula, incapaces de tener los valores y aptitudes básicos para vivir en sociedad y seguir progresando”.

Aunque parece que el núcleo de la educación española es educación para la ciudadanía, el ponente quiso enmarcarlo dentro de una situación mucho más preocupante que el Estado se ocupe de la educación: “Es una sociedad que sigue siendo demasiado franquista, demasiado estatalista, sigue esperando que todo lo solucione el Estado. Cuando tenemos una sociedad que lo espera todo del Estado es una sociedad que está enferma”.

“Lo que ha ocurrido es que ha habido un secuestro de la educación por parte del Estado para ponerlo en manos de unas determinadas teorías pedagógicas” además afirmó que éstas llevan a un modela de hombre que supone una intromisión del Estado en la educación de las personas. También puntualizó que una cosa es que la libertad de cátedra exista y otra que el Estado obligue a dar esa materia: “Estamos en una dictadura de lo políticamente correcto pero que acaba siendo el pensamiento único, y ¡ay de aquél que se atreva a pensar distinto!”. Respecto de la asignatura la postura que mantiene el PP, según expuso, es no retirarla sino reducir la carga ideológica a su mínima expresión pues si “la implantación de esta asignatura ha conseguido dividir a la ciudadanía con lo cual no es el mejor instrumento”.

Otro de los ponentes que participó en Jornada de fue de Rafael Alvira, director del Instituto Empresa y Humanismo, que expuso con un tono más filosófico las consecuencias de la Educación para la ciudadanía en la formación política y económica de las futuras generaciones. Además apuntó que la instrucción puramente laicista, en la que se basa esta asignatura, está acarreando poco a poco consecuencias negativas: “Algunos de sus efectos son, por ejemplo, la baja calidad de la educación de las personas, el aumento de la conflictividad social, o el incremento de la corrupción política y económica”.

Afectados por los afectos

Hay una pretensión de metodicidad geométrica, matemática en la ética de Spinoza, así, trata de mostrar que el contenido de su obra es un todo orgánico y compacto. A mi entender, lo formal de la "Etica" es un recurso expresivo que Spinoza adopta con el objetivo de tratar de decir exactamente lo que quiere decir. Esto no significa que la "Etica" sea, efectivamente, geométrica en su composición: queda en una pretensión. El supuesto método demostrativo geométrico no se sigue estrictamente, como no puede ser de otra forma, puesto que, sencillamente, la filosofía no es geometría ni geométrica, no es matemática ni matematizable.

La Ética no puede ser axiomática, principalmente, y por mucho determinismo físico que haya, porque el hombre sigue siendo libre. La ética versa sobre lo contingente operable, contingente porque en la acción del hombre no puede determinarse. En cambio, Spinoza nos ofrece una sistema necesario que sólo cabe aceptar. Los afectos son la fatalidad del acontecer, aquello que no puede sino suceder tal como sucede. El hombre es un elemento más de la realidad, sometido al cosmos, condenado a padecer la mecánica de los afectos. Este sometimiento se expresa en las afecciones, a cuya potencia no es, como se deduce, posible independizarse.

El hombre es necesariamente un esclavo de las afecciones, impotente frente a ellas. Pero consideremos el hecho de que el hombre, como cualquier otra cosa, posee su propia potencia. La potencia del alma sobre los afectos expuesta por Spinoza consiste, básicamente, en el hecho de conocer, de comprender, los afectos por la razón (el tercer género de conocimiento). Las afecciones, según Spinoza, pueden ser reprimidas únicamente por otras afecciones opuestas y de mayor potencia: reprimir los afectos significa operar con una imaginaria balanza a través de la razón. Lo que pueda hacer la razón a este respecto es la comprensión de los afectos, cuyo conocimiento se define por el conocimiento de sus causas. La clave está en comprender el por qué de los afectos.

La plena comprensión causal de nuestros afectos que nos otorga la libertad sólo es posible al final de un largo recorrido apenas accesible a unos pocos. Mientras tanto, lo que Spinoza nos propone es un mecanismo de control imaginario que desarrolle automatismos potenciadores frente a la despotenciación pasional. El hombre puede ser libre, en alguna medida. Existir "en virtud de la sola necesidad de su naturaleza y ser determinado por sí solo a obrar". Pero no nos engañemos: la libertad total no puede plantearse sino teóricamente. Parece que Spinoza ni siquiera la conciba como posible de hecho. El hombre se encuentra limitado infinitamente por la potencia de las causas exteriores.

El camino de la virtud es un viaje sin fin. Pero Spinoza ya nos advierte de que la virtud es deseable y solo debe ser deseada por ella misma. La virtud es considerada ella misma como el fin, no como el medio. Pero si recordamos lo que apuntábamos al principio sobre que sólo teniendo fines se puede actuar, no podemos aceptar la virtud como un fin en sí mismo. Una vez alcanzada la virtud ¿qué queda? ¿Contentarse con estado de pseudodivino que no aporta nada al mundo? La sabiduría no es una “propiedad particular” reservada a unos pocos elegidos. La sabiduría no es un estado final, es aprender recorrer cada parte del camino sin perderse. Es poder decir con Sócrates “sólo sé que no sé nada”.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs