Somos digitales


Somos digitales. Los jóvenes no podemos acertar a imaginar qué hacían antes de que existiera Internet, aunque su nacimiento no doble nuestra edad. Ser digitales significa haber crecido con una relación de estrecha familiaridad con las tecnologías. Eso es bueno porque hemos ido aprendiendo de una manera natural su uso, pero al mismo tiempo dificulta tener en cuenta la relevancia de darle un uso adecuado y sacarle el máximo partido.

Somos digitales: nuestros recuerdos son fotos en el ordenador, sms en el móvil, conversaciones en el chat... toda nuestra vida cabe en un pen. Sin duda sería una ingenuidad pensar que podemos prescindir de la tecnología para comunicarnos, pero hemos de tratarla sólo como instrumentos, medios y nunca fines. La paradoja de la tecnología es que se presenta como una ampliación de la libertad: llamadas sin cables, cartas sin sellos… pero que termina atando: no podemos dejar de coger esa llamada, mirar el mail o entrar en facebook a diario. La dependencia a la tecnología termina organizando nuestra agenda, rigiendo nuestra vida.

Tenemos que conocer bien la tecnología para que esto no suceda. Estar al día de los últimos avances que mejoran nuestra vida. Conocerlos es manejarlos con mayor rapidez, es saber cuánto nos atrapan. Cuánto tiempo le habrá llevado a Mark Zuckerberg, fundador y presidente de facebook, hacer una red de más de ciento diez millones de personas (aunque se espera que después de esta gira de promoción alcance a ciento quince millones).

Aprovechando la visita de ayer a la Universidad de Navarra de Zuckerberg me gustaría comunicaros que los alumnos de Filosofía de la Universidad hemos creado un grupo en facebook: Filosofía joven. Un medio de comunicación a los que les guste la filosofía de dentro y fuera de la Universidad. Sólo queda esperar que se pueda hacer filosofía en facebook.

7 comentarios:

Isabel Grábalos dijo...

Vaya, pues acabo de darme cuenta de que yo casi me desdigitalizo, con estas vacaciones demasiado largas.

¡Cuánto has escrito si que yo lo supiera! E interesante, así que lo leeré (he leído ya un rato) con detenimiento. Y ya no me voy más, prometido.

Ahora que no me ocurra lo contrario, jeje, que soy una mujer de extremos.

Y ya verás lo bien que va a ir Filosofía Joven... sólo acaba de nacer, y ya marcha con gente interesantísima!

Pinkys dijo...

Pues si la tecnología esta en muchas formas en nuestras vidas, la revolución silenciosa se llamaba una conferencia donde me hablaron al respecto de como nuestras vidas se rigen por la tecnología, era el año 2000 y la web 2.0 no estaba más que en las mentes de quienes hoy son los lideres de ese silencioso movimiento, hay mucho que decir al respecto, muchos angulos que debemso considerar, ya no es una cuestión de circuitos que hacen millones de operaciones para la seguridad nacional o la contabilidad de una empresa, la red ya hace rato supero esas funciones y como alguien que por pasión y profesión sigue el paso tecnologico día a día, hay una pregunta que creo nunca podre dejar de hacerme, ¿Podra haber una tecnología mejor?

La respuesta hasta el momento siempre ha sido si...

-J

Raquel dijo...

Isabel, gracias por tu comentario y por haber vuelto de tus vacaciones digitales. No te vuelvas a ir que te necesitamos, cada vez nos embarcamos en más cosas, espero que no nos vayamos a pique.

Raquel dijo...

Pinkys, gracias por tu comentario. Me encanta el calificativo de revolución silenciosa, creo que describe a la perfección Internet. Sin ruido y sin escándalos se ha conseguido imponer en nuestra vida de una manera pacífica y a la vez la ha cambiado totalmente.

¿Una tecnología mejor? Creo que nadie puede concebir en la era del progreso y de la ciencia que no sigamos avanzando. Pero eso no significa necesariamente que mejoremos. Cuando el progreso deshumaniza deja irremediablemente de ser progreso.

Eterna dijo...

Recuerdo cuando no había internet en las casas, recuerdo los primeros móviles, en blanco y negro, sin cámaras ni juegos. Recuerdo cuando había que desconectar el teléfono para poder conectarte a la red y el ruido de la línea, con un pitido insoportable.
A mí me encanta estar conectada, creo que internet supone una ampliación del mundo y las posibilidades.Qué difícil era antes de esto que alguien te leyera. Creo que es un poderoso instrumento, y está en la responsabilidad de cada uno el cómo utilizarlo.Culpar al instrumento de las actitudes viciosas de las personas que lo usan me parece una liberación de responsabilidad.
Internet es un instrumento, sólo eso.

Raquel dijo...

Gracias por tu comentario eterna. Solo somos responsables cuando nos damos cuenta de que tenemos que serlo. Estoy de acuerdo contigo eterna de que Internet es un instrumento y que nosotros los responsables, aunque tantas veces tengamos actitudes tan iresponsables.

J.A. Sesé dijo...

Hola Raquel! te he escrito un comentario en tu post de "Israel hoy". Me gustaría que lo leyeses y me respondieses. Gracias.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs