Venta libre de gato por liebre


Todos hacemos filosofía todos los días. Esta es la idea principal de las clases de filosofía de este primera semana de semestre. ¿Esto quiere decir que todos somos filósofos? Bueno, eso sería como afirmar que todos somos cocineros por el hecho de comer todos los días. Todos podemos seguir unas recetas y llegar a realizar excelentes comidas, pero pocos son los que se atreven a combinar los diferentes ingredientes, añadir otras especies y volver a hacer una y otra vez hasta encontrar el punto de sal y hasta sorprender a los paladares más exquisitos. Como decía Wittgenstein "los aspectos de las cosas que nos son más importantes nos están ocultos por su simplicidad y familiaridad. (Uno es incapaz de advertir algo porque lo tiene siempre delante de sus ojos)." Como vimos en Filosofía del lenguaje, el lenguaje nos resulta tan connatural que cuando alguna de sus características llama nuestra atención todos nos consideramos un poco filósofos.


Lenguaje en Filosofía y también en Periodismo. La primera idea de las clases, que de la misma manera pasa desapercibida por su familiaridad, es la diferencia entre la historia, real o ficticia, y el relato, que es cómo se cuenta eso que ha ocurrido. La literatura es mundo muy vasto en el que florecen muchos tipos de relato. Por ello actualmente existe el peligro de que nos vendan "gato por liebre", de confundir retratos por realidades, es decir, relatos por historias. Me ha sorprendido mucho que un director de cine al presentar su nueva película afirmó que para el rodaje se basó "en lo que yo creo que esa persona sintió". En la modernidad, que todavía hoy no hemos superado, prima el subjetivismo y como consecuencia el sentimentalismo. Esto conduce irremediablemente a un relativismo en el que lo que importa son las sensaciones personales de cada individuo. ¿Con qué parámetro pueden ser juzgadas? No existe, todas las opiniones adquieren de inmediato un rango estándar inalterable. Y si finalmente lo importante es la opinión, la manera personal de hacer las cosas ¿qué importancia tiene la realidad? Se convierte en un simple lenguaje en el que no se puede discernir entre la historia y el relato.

Septiembre es gris


Días sin fecha, foto sin carnet,
letra sin canción, corazón sin amor,
nada he olvidado, nada de lo amado.

Melancolía es ver el cielo azul,
y no poder dejar de mirarlo,
es sentir que la luna te acompaña
y que nadie más lo hace,
es ver que el mundo para
sin poder parar jamás el tiempo.

Pena sin dolor, azúcar sin sabor,
tallo sin flor, así me siento yo.
Sin ti septiembre es gris,
la ausencia del color.

Israel hoy


¿A qué problemas se enfrenta Israel hoy? Quizá todo tenga su cóncavo y su convexo y otras voces afirmen que quien tienen los problemas no son los judíos si no los palestinos. Pero vamos a dejar claro que hablamos de Israel como territorio judío en el que viven tres comunidades religiosas y que está sometido a fuerte presión.


La falta de seguridad existencial es una de las características de la emigración. Los judíos no tienen como evidente que seguirán allí dentro de sesenta años, y teme un nuevo progrom. Para entender a Israel hay que entender sus temores, aunque sean estos los que les han impulsado a sus mayores logros. Cuando la pregunta existencial acompaña siempre es normal que las respuestas sean de mayor calidad. Es muy importante considerar que no son paranóicos sino que sus temores están fundamentados en la realidad, aumentado por la propaganda que quiere acabar con Israel, como afirmaba el embajador de Israel en España, D. Raphael Schutz, en su ponencia sobre las verdades incómodas del conflicto de Medio Oriente. No quisiera olvidarme de la ponencia del corresponsal internacional en Oriente Medio Daniel Blumenthal que nos dejó con las ganas de ir a cubrir noticias al extranjero y la de Samuel Hadas, ex-embajador de Israel en España y la Santa Sede que hizo importantes puntualizaciones sobre todo el curso y se quedó con las ganas de dar otra ponencia sobre las relaciones entre Israel y La Santa Sede. Ambos tres hablaron, para mi sorpresa, de la necesidad urgente de que se cree el Estado palestino. Digo para mi sorpresa porque pensaba que confrontaría mucha más, pero lo cierto es que como comentaron es la única manera de que los refugiados puedan ampararse en un Estado y empiecen a tratarse acuerdos de manera seria y política.


¿De qué conflicto estamos hablando? Considero que una de las cosas que más se recalcó durante el curso fue que el coflicto no era judeo-cristiano-musulmán sino de organización política aunque inevitablemente se una. Es cierto que por ejemplo Jerusalem es la ciudad más santa para las tres religiones monoteístas como apuntó Christy Bandak que hizo un estupendo análisis de lo que significaba la santidad para ambas y los lugares que consideraban santos. Y con esto intentó señalar nos une más de lo que nos separa, que la religiosidad puede ser un punto común de diálogo y que para el proceso de paz era necesario un cambio mental. Es tarea de todos construir la visión de que el futuro es más importante que el pasado y que los vivos son más importantes que los muertos. Sólo una ética del perdón puede llevar a una política del perdón. No hay paz sin justicia ni justicia sin perdón.

Ciertamente, un esperanzador proceso de paz se desarrolló durante la década de los años noventa del siglo XX, pero parece haberse paralizado en los últimos años. Las opuestas reclamaciones de dominio territorial que han venido manteniendo ambos pueblos sobre el territorio condujeron a cinco guerras abiertas y un constante cloma de enfrentamiento latente. En todo caso, el profesor de Derecho Internacional de la Universidad Autónoma de Madrid, D. Alfonso Iglesias, recordó que en demasiadas ocasiones el conflicto árave-israelí ha sido utilizado para esconder otros problemas que afectan al Cercano Oriente tales como controversias fronterizas, flagrantes desigualdades socioeconómicas, movimientos migratorios incontrolados, supresión de los derechos humanos más fundamentales, etc.

Por tanto, podíamos preguntarnos porqué fallan las negociaciones. El testimonio palestino de Munter S. Dajani nos dio la clave y nos cautivó a todos: las negociaciones fallan porque cada uno escucha lo que piensa y no lo que se dice, y no consiguen cerder a las ideas preconcebidas. Desde Oslo hasta nuestros días ambas partes siempre piensan en lo que va a ganar cada uno en las negociaciones y no en un punto común positivo. Se trata de entender el problema como un juego de suma cero: "si estoy ganando, el otro debe perder". ¿Cómo se puede mejorar? Dajani ofrece una alternativa moderada, religiosa sin fanatismo. Ambas partes deben estar de acuerdo en pagar un precio por la paz. Los palestinos deben aceptar las fronteras del 1967 (Guerra de los Seis días) y rechazar volver mientras que los isrelíes tienen que rechazar la idea del gran Israel y devolver sus terrirorios. Para ello se necesita un tercero (EE.UU. o U.E) que haga de interlocutor pero que no intervenga en absoluto en los problemas internos de cada país.

No es un tema fácil, no es posible abordarlo en tres post ni en tres días de congreso, ni quizá en tres años de carrera. Lo que sí es cierto es que el conflicto nos incumbe porque la paz debe ser un compromiso de todos.


Fuga de la muerte

El poema de Paul Celan es el más conocido sobre el Holocausto. Cuenta como obligaban a los presos a cantar mientras que otros presos cavaban sus tumbas:

Leche negra del alba la bebemos al atardecer
la bebemos al mediodía y a la mañana la bebemos de noche
bebemos y bebemos
cavamos una fosa en los aires allí no hay estrechez
En la casa vive un hombre que juega con las serpientes que escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu cabello de oro Margarete
lo escribe y sale a la puerta de casa y brillan las estrellas silballamando a sus perros
silba y salen sus judíos manda cavar una fosa en la tierra
nos ordena toquen ahora música de baile

Leche negra del alba te bebemos de noche
te bebemos de mañana y al mediodía te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
En la casa vive un hombre que juega con las serpientes que escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu cabello de oro Margarete.
Tu cabello de ceniza Sulamita cavamos una fosa en los aires allí
no hay estrechez

Grita caven más hondo en el reino de la tierra los unos y los otros canten y toquen
echa mano al hierro en el cinto lo blande tiene ojos azules
hinquen más hondo las palas los unos y los otros vuelvan a tocar
música de baile

Leche negra del alba que bebemos de noche
te bebemos al mediodía y a la mañana te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
un hombre vive en la casa tu cabello de oro Margarete tu cabello
de ceniza Sulamita él juega con serpientes

Grita toquen más dulcemente a la muerte la muerte es un amo de Alemania
grita toquen más sombríamente los violines luego subirán como humo en el aire
luego tendrán una fosa en las nubes allí no hay estrechez

Leche negra del alba te bebemos de noche
te bebemos al mediodía la muerte es un amo de Alemania
te bebemos al atardecer y a la mañana bebemos
y bebemos la muerte es un amo de Alemania su ojo es azul
te alcanza con bala de plomo te alcanza certero
un hombre vive en la casa tu cabello de oro Margarete
azuza sus perros contra nosotros nos regala una fosa en el airea
cosa con las serpientes y sueña la muerte es un amo de Alemania

tu cabello de oro Margarete
tu cabello de ceniza Sulamita.

Paul Celan

La memoria de la Shoah


Como dije en el anterior post hasta el s.XVIII los judíos tuvieron una vivencia periférica, pero con el fin del feudalismo y el auge del liberalismo comenzaba a aparecer una nueva sociedad cohesionada y secularizada. La eliminación de las barreras y la unificación cultural que impulsó la modernidad hizo pensar que los judíos podían formar parte de la Nación.

Fue un desafío integrador como lo denominó en esta ponencia el profesor
D. José Ramón Ayaso, de la Universidad de Granada, que hacia renunciar a sus particularidades en pos de la asimilación integradora. Aunque siempre cupo la duda de que fueran nacionalmente asimilables. A su vez dentro del judaísmo hubo varias reacciones: por un lado la ortodoxa que respondió con un completo rechazo a la modernidad y miraba con indiferencia y hostilidad contra la nueva política. Por otro lado la reacción positiva condujo a una reconciliación con la modernidad pero sin llegar a una asimilación. La Ilustración judía de los años 70 rompe cultural y religiosamente con lo anterior, con el fin de integrar a los judíos fortaleciendo su identidad.

Pero fue entonces cuando irrumpieron las posiciones antisemitas, la divulgación de políticas etnológicas y racistas, además del falsario complot judío, hicieron caer las ilusiones de integración elevando los sentimientos nacionalistas y la radicalización de los ortodoxos. El antisemitismo fue la base de la política europea. Cuatro respuestas se dieron dentro del judaísmo: la primera fue redoblar los esfuerzos de integración secularizándolo, la segunda una unión neortodoxa que afirmaba la Torah como entidad judía, el tercero fue la rama sionista que reclamaba un territorio para la nación, y cuarto la respuesta nacionalista-folkista que quería despertar la conciencia colectiva de lo étnico y cultura sin rasgos religiosos.

Pero no puedo dejar de mencionar el monográfico “Miradas sobre el Holocausto”. En él D. Ignacio Mata, subdirector de Comunicación de Antena 3, expuso el testimonio de su tío abuelo que sobrevivió al campo de exterminio en Mauthausen. Pero fue Dña.
Sultana Wahnón, catedrática de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, quien nos ofreció una visión más próxima a lo que supuso el Holocausto. Lo que más me gustó fue la constante referencia a autores literarios con el fin de diferenciar entre el testimonio y la narración, y su gran hincapié en que el Holocausto era unicum pero eso no significaba que se pudiera repetir y lo que le hace unicum son los campos de producción de muerte que no se dan en ningún otro exterminio. Hoy en día se habla mucho de la necesidad de la memoria, suele decirse que recordar es imprescindible para evitar las repeticiones de la historia. Por otro lado, en las dos últimas décadas no ha escaseado el recuerdo de Auschwitz en el cine, en la televisión y en la literatura.

Sin embargo, todo este despliegue de representaciones del Holocausto no habría tenido solo efectos positivos. También ha generado lo que se conoce como “banalización del Holocausto”, es decir, la tendencia a convertir el Holocausto en metáfora del mal, equiparando cualquier tipo de violencia a la sufrida por los judíos en los campos
nazis. Por lo mismo, parece obvio que en relación con la Shoah, no sería suficiente con recordar y representar lo ocurrido, sino que haría falta también entender por qué ocurrió. Junto a la memoria hay que reivindica la reflexión filosófica, histórica, etc. sobre el Holocausto. La investigación muchas veces no pretende entender sino decir siempre algo nuevo, o aplicar lo ocurrido con la situación actual.

video

Todo esto desemboca en “los abusos de la memoria”, como lo denomina Todorov, y obliga a ser muy selectivos en lo que respecta a la actual producción bibliográfica. No todo lo que se publica contribuye a arrojar luz sobre el porqué de la tragedia judía, ni por consiguiente, tampoco a evitar su repetición.

Historia de Israel y pueblo judío

Septiembre siempre es un mes difícil, de encuentros y despedidas, de estudio, alegría y decepción. Es un mes de segundas oportunidades y de ponerse en primera fila. Para que mentir, es un mes terrorífico cargado cada vez más de síndromes post-vacacionales, pero que se pueden mitigar si se plantea de una manera amena, divertida e intelectual. Estos últimos días he estado en Pamplona realizando el curso de verano: Historia de Israel y pueblo judío: guerra y paz en la Tierra Prometida, organizado por el departamento de Historia. Es un tema controvertido, polémico y actual que me interesaba por haberlo abordado en diversos trabajos y que me apetecía profundizar. He tenido la oportunidad de escuchar a grandes historiadores, profesionales del mundo de la comunicación o de la diplomacia que me han llenado de esperanza e ilusión por lo que no podía dejar de transmitirlo. Se han tratado muy diversos temas que voy a resumir en tres post: el primero desde el nacimiento del pueblo judío hasta la Edad Media, el segundo el Holocausto y sus consecuencias, y el tercero la situación de Israel hoy.


Los profesores Francisco Varo y Juan A. Fernandez Tresguerres nos hablaron en sus respectivas ponencia del comienzo de pueblo judío en la Biblia. Parece ser que en los estudios contemporáneos se ha producido un cambio de paradigma: los relatos bíblicos, los cuales son de redacción más tardía que los hechos narrados, por lo que muchas veces no coincide, no se toman en consideración para la interpretación de los hallazgos arqueológicos, para no incurrir en proyecciones anacrónica. Pero esto dificulta la interpretación de si los hallazgos en esas zonas son israelitas o palestinos. Por otro lado cada vez convence más que el asentamiento israelí fue paulatino (unos doscientos años) mediante pequeñas tribus nómadas que se cohesionaron con la civilización cananea.

Esta cohesión les llevó dos veces a tener el poder por un máximo de setenta y cinco años después de los cuales fueron expulsados de su territorio y comienza el período denominado como la diáspora. España fue uno de los territorios mayormente elegidos para su vivencia durante siglos. Danielle Rozenberg, responsable de Investigación CNRS, expuso que supuso la presencia judía en España durante la Edad Media y cuánto más su expulsión.


El 1 de marzo de 1492, el decreto de expulsión de los judíos marca el fin del judaísmo español. Los judíos que no se convierten toman el camino del exilio. Desde entonces y durante varios siglos, españoles y judíos van a vivir en universos separados, cada población elaborando sus representaciones del otro, de la convivencia medieval pero también del rechazo y de las persecuciones. En la memoria judía quedará como un gran trauma el recuerdo de la tragedia española. Los exiliados de Sefarad han llevado consigo su lengua, sus costumbres, un legado que los españoles vuelven a descubrir a media del siglo XIX. Con el comienzo del Holocausto se promulgó un decreto por el cual se le otorgaba la nacionalidad española a todo el que tuviera un pasado sefardí, de este modo 200.000 de judíos fueron salvados. España los protegió al mismo tiempo que buscaba asentarse en Europa. La protección franquista estuvo muy lejos del mito de la salvación en nombre de un pasado hispano.

El “reencuentro” con los descendientes de los exiliados y el retorno de los judíos en España han conducido a un replanteamiento de la relación de los españoles a su pasado plural y al mundo judío. Hoy en día existen varias fundaciones que buscan el entendimiento y la unión entre ambos países como la Fundación Jerusalem y Toledo, o la Casa Sefarad.

Pensar con el cine



Hay muchas películas de superhéroes y de simples héroes, a pesar de que no soy una gran aficionada a este género algunos amigos me han dado a conocer este mundo fantástico entre realidad y ficción, me han hecho valorar el gran esfuerzo de la elaboración de un cómic e incluso me han hecho maravillarme con este arte.


Por recomendación de uno de ellos vi hace unos días: Batman, el caballero oscuro. No diré que no estaba llena de prejuicios al comenzar la película, de la misma manera que no puedo decir que no me encantó. Como toda buena película de superhéroes no faltaron los valores como la justicia, la amistad, la lucha del bien contra el mal. Pero lo que le diferencia de las demás es que Batman no tiene los superpoderes del resto, cierto que tiene una fortuna que nunca tendremos, sino que se sirve del mundo para su lucha. Otra cosa en la que se distingue es que no te da respuestas sino que te plantea a través del héroe muchas preguntas, dudas ética y morales no fáciles de resolver.

Además hay dos cosas que me gustaría remarcar. La primera es como saben tratar los norteamericanos el terrorismo: la figura del Jocker representa a la perfección la sinrazón, no se mueve por nada que puedas preveer sino por el mero hecho de divertirse, de romper la baraja y sembrar el caos, porque sólo en el caos puede reinar, y frente a eso no cabe ningún tipo de negociación sólo la destrucción.

La segunda escena que me impresionó fue la que representa el dilema del prisionero, para entender este dilema hay que imaginar a dos prisioneros en diferentes habitaciones, a ambos le proponen lo mismo: si declaras culpable a tu compañero quedarás libre, pero si él lo hace primero tú quedarás en la carcel, sin embargo si ninguno culpa al otro los dos quedaréis libres. Esto que puede parecer demasiado simple, está siendo objeto de profundos estudios filosóficos y sociológicos hasta tal punto de protagonizar una de las mejores escenas de la película.


En ésta se muestra como los ciudadanos huyen dos en ferris. En uno viajan todos los prisioneros que son trasladados de cárcel y en el otro personas inocentes. Pero el Jocker saca un as: cada barco tiene el dispositivo para activar una bomba en el barco contrario, pero en este caso si ninguno de los dos ha acabado con el otro, el Jocker destruirá los dos ferris. No voy a contar qué sucede después porque me parece la clave de la película. Dejo una intriga abierta y una fuerte recomendación.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs